El Mañana de Nuevo Laredo

24 enero, 2021

Rebasa los 100 años; es ejemplo de trabajo




Vivir más de 100 años y gozar de excelente salud es algo que no todos logramos, pero para don Pablo Díaz Cruz ha sido casi como un parpadear de ojos

Por MARTHA MARTÍNEZ


Compartir esta publicación

Vivir más de 100 años y gozar de excelente salud es algo que no todos logramos, pero para don Pablo Díaz Cruz ha sido casi como un parpadear de ojos.

Este 7 de septiembre cumplirá 105 años de vida, pero por la contingencia no podrá celebrarlo como él quisiera, rodeado de sus hijos, nietos, bisnietos
y tataranietos, pues ver a su familia y amigos lo anima.

“Me siento más o menos, un poco cansado, pero cuando ando de allá para acá despacito, no muy recio y sólo a 50 metros; si es más que me lleven en carro”, expresó don Pablo.

A pesar de su edad y las complicaciones que pudiera tener por ser una persona longeva, sigue dando muestra y ejemplo de trabajo pues casi a diario, cuando el clima lo permite, sale a barrer el frente de su hogar y por si fuera poco continúatrabajando con algunas manualidades de carpintería
-casitas para perros o buzones y hasta en la construcción de viviendas-.

Incluso salió adelante de la influenza contra la que luchó en junio del año pasado y lo mantuvo en cama por lo menos dos semanas.

Don Pablo enviudó hace más de 30 años, es originario del municipio de Venado, San Luis Potosí, tuvo nueve hijos de los cuales le sobreviven seis, entre ellos Francisco, con quien vive, pues el resto reside en Estados Unidos o al interior de la República Mexicana. Además tiene 45 nietos, pero la cuenta de bisnietos se ha perdido, pues supera a la tercera generación, además de algunos cuantos tataranietos.

Llegó a Nuevo Laredo con su familia en 1954 para trabajar en la construcción, incluyendo el puente internacional número 1.

Además se dedicó por muchos años a la venta de carbón por diversas calles de Nuevo Laredo, donde ha radicado desde entonces. Aunque el acta de nacimiento revela que Pablo nació el 7 de septiembre de 1916, asegura que fue en enero, casi al término de la Revolución Mexicana.

“Tuvimos que arreglarle el acta, pues en ese momento se le estaba tramitando la visa y como no teníamos papeles originales, ni él tampoco, se registró en esa fecha, pero realmente nació en enero 26 y nosotros nos sentimos muy orgullosos de ver a mi padre gozar de excelente salud”, destacó Francisco Díaz, hijo.

Para don Pablo, la receta de conservarse con buena salud y llegar a vivir más de un siglo, ha sido el trabajo, el esfuerzo y respeto hacia los demás. Su
mejor regalo será el cariño de la gente, pues su vecinos lo conocen como “El Chamaco” pues ha visto partir generaciones antes que él.

“A mi padre le gusta mucho ver y conversar con las personas, pero esta pandemia ha sido muy difícil, teníamos intención de hacer un desfile, pero casi no tenemos familia en Nuevo Laredo, ya la mayoría está en Texas y otros estados de la república”, dijo Francisco.

La familia agradecerá los mensajes y obsequios que don Pablo pudiera recibir desde una calurosa felicitación hasta el más mínimo detalle, por lo que planean un desfile de auto al que esperan se una quienes deseen saludarlo desde el coche. La familia Díaz tienen su domicilio en Artículo 23 número 820 o bien pueden comunicarse al 867753-4173.


Compartir esta publicación

Más noticias