El Mañana de Nuevo Laredo

11 julio, 2020

Más de 1,700 abuelitos “cerillitos” estan en desempleo en Tamaulipas




Van para cuatro meses sin poder trabajar como empacadores en las tiendas de autoservicio

Por Milenio


Compartir esta publicación

En Tamaulipas, más de 1,700 abuelitos ya van para cuatro meses sin poder trabajar como empacadores en las tiendas de autoservicio, luego de que la pandemia les quitó su fuente de ingreso, por ser el principal grupo vulnerable al riesgo de contagio covid y de complicaciones que podrían llevarlos a la muerte de contraer la enfermedad.

Desde el pasado 21 de marzo, el Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia en Tamaulipas (DIF) dio a conocer que los más de 1,700 adultos mayores que trabajaban como empacadores en la entidad fueron invitados a permanecer en sus casas para evitar exponerse al contagio del coronavirus, llamado al que las cadenas de tiendas se sumaron de buena gana.

DIF estatal y los Sistemas DIF Municipales, en coordinación con las empresas comerciales cerraron filas para proteger a los abuelitos dada su condición vulnerable por su salud así como su situación económica, de tal manera que se les daría apoyo económico y en especie para cubrir algunas de sus necesidades básicas en ciudades como Nuevo Laredo, Reynosa, Río Bravo, Matamoros, Victoria, Mante, Altamira, Tampico y Madero.

TE PUEDE INTERESAR: Avioneta se desploma en Reynosa; víctimas continuan hospitalizados

Y es que los “cerillitos” necesitan esos pesos que les daban los clientes al ayudarlos a empacar su mandado, por lo que para continuar apoyándolos se buscó también la forma de involucrar a la sociedad civil para aportar voluntariamente una donación económica.

La pandemia ha generado un impacto en la economía de la zona y ha afectado a grupos vulnerables como personas de la tercera edad, quienes tenían un empleo como “cerillitos” en supermercados pero el covid-19 les arrebató sus ingresos de tajo.

En la zona sur hay más de mil 50 adultos mayores que tenían un empleo en estas tiendas de autoservicio.

El DIF Tampico tiene un padrón de abuelitos empacadores a los cuales se les han entregado apoyos alimentarios en este periodo de contingencia sanitaria, luego de quedarse sin su principal ingreso económico.

Inclusive, algunos responsables de los centros comerciales de la zona sur del estado, optaron por entregar despensas a los abuelitos que se desempeñaban en sus cajas de cobro, porque ellos como tal no reciben un salario ni prestaciones.

Los establecimientos comerciales, en algunos casos, decidieron darles la oportunidad a jóvenes para que prestaran el servicio como empacadores y puedan sostenerse mediante las aportaciones de los clientes.

Sin embargo, en otros negocios, al no estar los abuelitos como empacadores, no tienen a nadie más que haga dicha función, por lo cual el mismo cliente debe embolsar su mandado a veces con ayuda de las propias cajeras.

Asimismo, de acuerdo con información proporcionado por el sistema DIF en los Ayuntamientos de Ciudad Madero y Altamira, quienes consideran parte del grupo vulnerable a este sector de la población, pues se trata de personas de la tercera edad que rebasan los 60 años, por lo cual no deben volver a su labor hasta que el Sector Salud dé luz verde para reintegrarse a sus actividades.

En el caso de Ciudad Madero son 489 personas de la tercera edad en 34 tiendas distribuidas en la urbe petrolera y que han resultado afectadas al no poder trabajar por la presencia del virus SARS-CoV-2.

En el municipio de Altamira, 226 personas trabajan como empacadores dentro del programa “Adulto Activo” en diversas tiendas de la urbe industrial, situación por la cual reciben paquetes alimentarios para aminorar su problemática actual, incluso el Ayuntamiento mismo ha hecho entrega de diversos enseres.


Compartir esta publicación

abuelitos "cerillitos"


Más noticias