El Mañana

sábado, 23 de febrero de 2019

Nuevo Laredo 9 enero, 2019

Acaba la esperanza; pierde Ángel su mano

Una mesa de concreto se desprende en una plaza pública y le aplasta cuatro de sus cinco dedos; la familia se pregunta quién reparará el daño

4200

Por MARTHA MARTÍNEZ

¿Y ahora quién reparará su manita?, cuestionó la abuela de Ángel, a quien le amputarán hoy los cinco dedos de su mano izquierda, luego de que una mesa de concreto en una plaza pública le cayó encima.
Los familiares confirmaron que ya no había nada qué hacer, los dedos de la mano estaban muy lastimados y no lograron responder a cirugías previas, medicamentos y curaciones.
“Los médicos ya nos dijeron que entrará a cirugía, pero ahora sí para amputarle los deditos de su mano, ya no pudieron salvarlos. Nos sentimos muy tristes, imagínese él. Ya son cuatro días los que pasamos en el hospital, esperando una buena noticia que hoy se desvanecerá”, expresó Nancy Reyes, mamá del pequeño Ángel.
El domingo había renacido la esperanza para Ángel. En el Hospital Universitario de Monterrey le colocaron clavos y el niño, de 5 años, parecía responder bien. Sin embargo, pese al esfuerzo de los médicos, de nuevo perdió la movilidad de sus dedos y ya no hubo nada qué hacer.
El viernes alrededor de las 12:00 del mediodía, Ángel y su mamá disfrutaban en el parque, cuando sucedió la tragedia, el pequeño estaba sentado sobre una banca con una mesa al lado, todo de concreto, pero la mesa cayó desafortunadamente sobre la mano del pequeño casi arrancando los dedos.
Vecinos de la colonia Nueva Era, donde se ubica la plaza pública donde ocurrió el accidente, aseguraron que nunca se le ha dado mantenimiento desde que fue construida.
Las mesas están hechas de concreto, con un gran peso, y son sostenidas por un tubo de metal. Junto al piso, se les agregó un cilindro de cemento, como para equilibrar el peso, pero el vandalismo, el nulo mantenimiento, el viento y el paso del tiempo contribuyeron al desplome.