El Mañana

lunes, 21 de octubre de 2019

Nuevo Laredo 19 septiembre, 2019

Acude Raulito a dar gracias a bomberos

El jueves por la tarde fue llevado a la base en brazos de sus padres inconsciente por el atragantamiento de la uva y sin signos vitales

4200

Por EMMA TREVIÑO y JUAN CARLOS PÉREZ

Luego de estar entre la vida y la muerte por atragantarse con una uva, el pequeño Raúl Isaí de 3 años de edad, hoy goza de una excelente salud, por lo que apenas fue dado de alta del Hospital General “Solidaridad”, y en compañía de su madre, fueron a dar gracias a los 3 paramédicos que le salvaron la vida en dos ocasiones, ya que el menor entró en paro cardiorrespiratorio cuando se le atoró una uva en la garganta.

El jueves por la tarde alrededor de las 5:30 horas fue llevado en brazos de sus padres inconsciente por el atragantamiento de la uva y sin signos vitales a la Sub Estación 5, en donde el paramédico y Bombero Alberto Chávez Martínez, quien coordinó las maniobras de resucitación con el personal prehospitalario Gabriela Cuevas y los voluntarios Erick Martínez y Rogelio Huerta lograron sacarlo del primer paro cardiorespiratorio al menor para trasladarlo al Hospital General, quienes iban en la unidad médica operada por Damián Barajas.

Durante el trayecto, el menor volvió a sufrir un segundo paro cardiorespiratorio y fue reanimado con éxito, y entregado con signos vitales a los médicos de este nosocomio, en donde fue operado de emergencia por el neumólogo de este hospital para retirar los restos de los residuos de la uva y tratar las lesiones que le causó.

El pequeño se encontraba en su hogar, cuando se registraron estos hechos en la colonia Nuevo Progreso, en la calle Manuel Adame, por lo que Berenice , madre de este menor, agradeció a estos paramédicos su auxilio, ya que de no haber intervenido, su hijo hoy no estaría con vida.

DADO DE ALTA

Acude Raulito a dar gracias a bomberos
El jueves por la tarde fue llevado a la base en brazos de sus padres inconsciente por el atragantamiento de la uva y sin signos vitales
Raulito ya está en casa, disfrutando de su recuperación con su familia.

El jueves por la tarde fue llevado a la base en brazos de sus padres inconsciente por el atragantamiento de la uva y sin signos vitales