El Mañana

viernes, 06 de diciembre de 2019

Cultura 25 febrero, 2019

Acusan usurpación de nombre Goeritz

Daiel Goeritz, hijo de Goeritz, denunció que una fundación quiere cobrar derechos, sin tener personalidad jurídica, por restaurar la obra la Pirámide, en Mixcoac

Miguel Fuantos

4200

Por Agencia Reforma

Cd. de México.- El rescate de una escultura de Mathias Goeritz, en Mixcoac, puso al descubierto la usurpación del nombre del creador por parte de una asociación que busca lucrar con el mismo.

De acuerdo con el comité Ollin Callan, grupo ciudadano que impulsa el rescate de La Pirámide en la Unidad Habitacional Torres de Mixcoac, la Fundación Mathias Goeritz A. C. les habría solicitado una cuota de 8 mil francos suizos por usar el nombre del artista de origen alemán, tal cual se aprecia en una conversación en línea de la que REFORMA posee una captura.

La asociación de reciente constitución registró en 2018 el nombre de Goeritz como marca ante el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI), pese a no tener relación alguna con él. Ahora, el hijo único y heredero universal de los derechos del arquitecto, Daniel Goeritz, alista medidas legales.

“A nosotros nos sorprendió mucho cuando nos enteramos de que había una fundación que pretendía cobrar derechos o legitimar o decir que necesitan de su derecho para hacer la restauración”, indica Silvia Arraut, abogada de Daniel Goeritz.

“El registro de marca que solicitaron de mala fe es nulo y obviamente vamos a iniciar acciones para nulificarlo”.

Daniel, ingeniero en artes y métodos de pesca con residencia en Veracruz, compartió en entrevista que hace unos años fue contactado por la gente detrás de esta asociación: los arquitectos Jorge Zamora Barajas, presidente de la fundación, y Cuauhtémoc Rodríguez Gracia, presidente de Fomento Cultural Torres de Satélite A. C.

“Nos fueron a buscar, todavía no tenían armada esa Fundación Mathias Goeritz -eran nada más el Fomento Torres de Satélite-, y nos fueron a sorprender a mi mamá (Ida Rodríguez Pamprolini) y a mí, con este argumento de que la sociedad se tiene que hacer cargo (del patrimonio)”.

Entre los motivos de su visita también estaba el 25 aniversario luctuoso del creador, el cual pretendían conmemorar con propuestas que los familiares de Goeritz calificaron como inconcebibles: medallas con el rostro del Hombre Araña con el reflejo de las Torres de Satélite en el visor o paisajes de Vincent van Gogh con las torres al fondo.

“No dimos la autorización porque estaba fuera de todo límite”, asegura Daniel.

Posterior a ese encuentro, como si hubieran tanteado el terreno, crearon la fundación y registraron el nombre de Goeritz.

Consultado sobre sus motivos, Zamora Barajas indicó a este diario que la fundación había nacido por la “necesidad de resguardar la obra de Mathias Goeritz”.

“Goeritz fue muy descuidado en su tiempo y nunca le interesaron esos temas de derecho de autor; su obra está prácticamente en el limbo. Nosotros quisiéramos ser un antes y un después en la historia de Goeritz”, sostuvo.

Daniel, por su parte, descarta que esto sea así.

“Eso es obviamente mentira. Tan es así que aquí estoy, aunque venga yo sólo unas horas, pero vengo a tratar de aclarar esto”.

A decir de Laura Alemán, abogada especialista en temas de derecho de autor, el IMPI habría concedido el registro de la marca Mathias Goeritz a cambio solamente de un pago de 2 mil 600 pesos. Esto por una cuestión de simplificación administrativa por la que desde hace algunos años exigen menos documentación para justificar una solicitud.

“Me molestó y me sorprendió que un particular -bueno, unos particulares, esta fundación- haya obtenido el registro de la marca, sobre todo porque no hay ninguna justificación dentro del expediente, o sea, simplemente la presentaron hace dos años y la obtuvieron.

“No cualquier tercero se puede adueñar del nombre de otra persona si no tiene esa capacidad ante la autoridad”, enfatiza.

Recuperar la marca Mathias Goeritz y desarticular la fundación que ostenta el nombre de su padre serán las medidas a tomar por Daniel y sus abogados, quienes, por lo pronto, buscan frenar todo intento de seguir sacando provecho del legado del creador.”Creo que el venir a pedir dinero por dar un supuesto permiso o cosas de esas pues está mal. Es obvio que se quieren ganar un dinero donde no se lo merecen.

“Ni son familia, ni son gente que haya conocido a mi papá ni que haya podido haber hecho algún convenio con él, y obviamente con nosotros tampoco”, finaliza.