El Mañana

domingo, 22 de septiembre de 2019

Global Curiosidades 31 mayo, 2019

Advierten de parásito que invade cerebros humanos: hay cinco casos de turistas en 2019

La gravedad de la enfermedad puede variar enormemente, no se conoce ningún tratamiento y es muy difícil de diagnosticar

4200

Por Agencias

HAWÁI.- Si vas a viajar a Hawái este verano el departamento de salud de la isla tiene una advertencia para ti: cuidado, hay un gusano parasitario que puede invadir cerebros humanos. Ya se han dado hasta cinco casos en lo que va de año con turistas que contrajeron la infección.

Al parecer, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades confirmaron tres casos nuevos en adultos (no relacionados) que visitaban la isla desde Estados Unidos en las últimas semanas. Las últimas víctimas conocidas, que se infectaron en diferentes momentos, elevan el total de casos en 2019 a cinco (10 en 2018).

Siendo así, ¿qué tipo de parásito es y cómo actúa? En realidad, para los residentes en Hawái la noticia no es una sorpresa. Desde hace varios años se ha estado advirtiendo a la población de no tocar caracoles o babosas con sus propias manos debido al aumento de casos de personas que entran en contacto con una rara infección parasitaria conocida como gusano pulmonar de la rata.

Su llegada hasta la isla es un misterio, aunque algunos expertos apuntan que la expansión en Estados Unidos del cambio climático y la globalización podrían ser claves.

En cuanto al parásito, es ciertamente desagradable. El gusano pulmonar es un nematodo parásito (Angiostrongylus cantonensis) que comienza su vida como una infección en los pulmones, la sangre y los cerebros de las ratas. Desde allí, las ratas defecan larvas de gusanos que se propagan a otras criaturas como caracoles, babosas y camarones de agua dulce.

En este punto aparecemos los humanos, quienes pueden comer uno de estos anfitriones infectados o productos a los que un anfitrión le ha transferido el gusano. Lo siguiente que debes saber es que tu cerebro está siendo invadido. En los humanos, los gusanos jóvenes se dirigen al cerebro como lo harían en una rata, aunque estos invasores rara vez sobreviven lo suficiente para llegar a su destino final en los pulmones.

Sin embargo, una vez que la enfermedad pasa al cerebro, puede causar meningitis y sus síntomas incluyen temblores, dolor e inflamación. En el peor de los casos: parálisis, coma e incluso la muerte.

Y es que la gravedad de la enfermedad puede variar enormemente, no se conoce ningún tratamiento y es muy difícil de diagnosticar. En general, se deja a los pacientes controlar los síntomas esperando a que los gusanos mueran solos. Por esta razón la prevención es primordial. Según el director de salud de Hawaii, Bruce Anderson: