El Mañana

miércoles, 20 de marzo de 2019

Nacional 12 enero, 2019

Afectan ducto por cuarta vez

Advirtió, su Gobierno no habrá de rendirse

El Presidente encabezó la ceremonia de la firma del Decreto para nombrar al 2019 como el año de Emiliano Zapata

4200

Por Anónimo

El Presidente Andrés Manuel López Obrador denunció una acción de sabotaje en contra de su estrategia de combate al huachicol, pues dijo que por cuarta ocasión el ducto de Tuxpan a Azcapotzalco fue perforado.

“Van tres días que nos boicotean, tres días que nos dejan que haya conducción de gasolina en el ducto de Tuxpan a Azcapotzalco y como a las 10 de la noche (hacen) boquetes al ducto, toda una labor de sabotaje”, dijo.

“Ayer lo hicieron de nuevo a las 11 de la noche, pero ya estamos reforzando la vigilancia y rápido reparamos el ducto y se volvió a cargar y ya estamos abasteciendo”.

En todo caso, advirtió, su Gobierno no habrá de rendirse.

“No nos vamos a cansar, a ver quién se cansa primero, pero me canso ganso de que vamos a poner orden”, afirmó durante la ceremonia de la firma del Decreto para nombrar al 2019 como el año de Emiliano Zapata, cuyo centenario luctuoso se cumplirá el 10 de abril.

El Presidente aseguró que le dejaron un País complicado.

“El Gobierno no estaba para servir al pueblo, era un Gobierno que servía de facilitador para el saqueo, para el robo, por eso tenemos que hacer los cambios”, dijo.

López Obrador señaló que en los Gobiernos pasados se permitió el robo de combustibles, incluso desde dentro de Pemex, donde, por ejemplo, no se cerraban los ductos a pesar de tener evidencias de que estaban perforados para sacar el combustible.

“Dejaban abiertos todos los ductos y se fue creando un sistema paralelo de distribución de gasolina, robada, y todo eso hasta contabilizado por Hacienda, eso no lo podemos permitir por ningún motivo”, expresó.

A la ceremonia asistieron nietos y bisnietos de Zapata; la esposa del Presidente, Beatriz Gutiérrez; el Gobernador de Morelos, Cuauhtémoc Blanco; el presidente de la Cámara de Diputados, Porfirio Muñoz Ledo, y la Secretaria de Gobernación, Olga Sánchez, entre otros.

Los habitantes de Morelos llegaron con varias peticiones de apoyo para el campo, estancias infantiles y basificación en sus empleos, pero la que tuvo más eco y que retomó el Presidente fue la del rechazo a la construcción de una planta termoeléctrica de la CFE en el Municipio.

El reclamo lo hizo también en su discurso Jorge Zapata, nieto del dirigente social, quien frente a López Obrador le pidió que la cancelara, pues es una obra, consideró, innecesaria y heredada del anterior Gobierno.

Aunque el público gritaba que se hiciera una consulta, como con la que se canceló el aeropuerto, el Presidente sólo se comprometió a analizarlo en un mes y defendió la inversión de la CFE de 20 mil millones de pesos.

Planteó que en caso de que la terminal comenzara a operar, todo Morelos o todo el Municipio de Ayala pagaran la mitad de la tarifa eléctrica, por ejemplo.

“Pero no dejar una obra así, de todas formas ofrezco que en un mes doy la respuesta, y les digo una cosa, como no tengo problemas de conciencia, les voy a decir lo que en justicia conviene al pueblo, voy a hablarles con la verdad, voy a regresar aquí en un mes a decirles cuál es mi propuesta sobre esto, en un sentido o en otro”, dijo.

“Y aquí se va a decidir para que ya no se esté en suspenso, ya de una vez, va o no va, y lo va a decidir el pueblo, eso sí se los puedo garantizar, pero quiero traer propuestas para que la gente de manera democrática resuelva, no la decisión ni de un gobernante por encumbrado que sea o de una minoría, no, será la decisión de todo el pueblo”.