El Mañana

viernes, 19 de julio de 2019

Nacional 1 mayo, 2019

Aideé Mendoza, la estudiante de 18 años que murió en México de un balazo en mitad de clase

Una joven de 18 años murió este lunes en Ciudad de México mientras asistía a una clase de matemáticas en la universidad

4200

Por El Universal

Una joven de 18 años murió este lunes en Ciudad de México mientras asistía a una clase de matemáticas en la universidad. El caso, que conmociona al país, está siendo investigado por las autoridades y tratado como posible feminicidio.

Un nuevo asesinato conmociona a México. Ocurrió este lunes por la tarde, a plena luz del día y en un lugar inesperado: en medio de un aula universitaria.

Una estudiante de 18 años identificada como Aideé Mendoza Jerónimo recibió un balazo que acabó con su vida mientras asistía a una clase de matemáticas en el Colegio de de Ciencias y Humanidades (CCH) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), en donde planeaba estudiar ciencias forenses, según dijeron sus familiares.

El caso está siendo investigado, pero se sabe que el disparo, de un arma de fuego, atravesó el salón de clases.

Ernestina Godoy, procuradora general de justicia de la capital mexicana, dijo en una entrevista con la cadena Televisa que el disparo que mató a Aidée salió del mismo aula.

El cuerpo de Aideé fue trasladado a una clínica, pero murió poco después.
Todavía no hay detenidos ni se localizó el arma.

Posible feminicidio
“Hemos activado el protocolo de investigación en feminicidios”, dijo Godoy en la entrevista, y también en Twitter. “Estamos buscando cualquier indicio y estamos atendiendo a la familia. Es una situación muy complicada y dolorosa para todos”.

La procuradora también confirmó que se trata de un asesinato y que la necropsia les permitirá saber más sobre cómo se produjo.

Además, explicó que están realizando entrevistas “a los nueve o diez jóvenes que se encontraban en el aula” y que ya declaró el profesor.

Según Godoy, el maestro dijo haber escuchado unos ruidos, aunque no fueron muy fuertes, y pensó que la joven había sufrido un desvanecimiento antes de darse cuenta de que se trataba de algo más trágico.

Aideé vivía en Iztapalapa, una humilde zona en el oriente de la Ciudad de México, y su familia es originaria de Tempexquixtla, Puebla, una comunidad indígena de unos 300 habitantes.

La UNAM emitió un comunicado en el que informó de que la joven murió por una herida en el costado derecho, pero no dio más detalles.

El centro universitario fue desalojado y las clases suspendidas para proseguir con los trabajos de investigación, pero se espera que se reanuden pronto.

Algunos alumnos organizaron una marcha para demandar mayor seguridad en las aulas, y se reunirán para discutir posibles acciones “para alzar la voz”.

“No podemos dejar que nuestra compañera sea solamente ‘una más'”, se lee en un texto del Consejo General de representantes estudiantiles del CCH.

Según los medios locales, Aideé es la tercera alumna del CCH asesinada en menos de un año, y es el segundo caso que ocurre dentro de la UNAM.

En mayo de 2017, fue hallado el cuerpo de Lesvy Rivera Osorio, una estudiante de 22 años, en el Instituto de Ingeniería de esa misma universidad.

Con unos 350.000 alumnos, la UNAM es la universidad más grande de México y una de las más importantes de América Latina.