El Mañana
Nuevo Laredo 30 diciembre, 2019

Alerta por embarazo de menores en Nuevo Laredo

Se encuentra entre las localidades de Tamaulipas con mayor número de jovencitas que son mamás; reportan más de mil 500 casos

4200

Por Emma Treviño

Nuevo Laredo entre primeros lugares en menores embarazadas en Tamaulipas; este año mil 556 niñas de 12 a jóvenes adultas de 19 años fueron atendidas; 684 más que en 2018.

De esta cifra, 26 son menores de entre 12 y 14 años atendidas por primera vez en consulta en los 15 módulos de la Secretaría de Salud, y de 15 a 19 años atendieron a 554; mientras que de 12 a 14 años, embarazadas por segunda vez son 38 y de 15 a 19 años, 938 menores.

Estadísticas que arrojan que a diario cuatro jovencitas en esta frontera resultan embarazadas, problema de salud pública que preocupa a la Secretaría de Salud ya que por su corta edad no están ni física ni mentalmente preparadas para ser madres.

El municipio que presenta la mayor tasa de embarazos en adolescentes en Tamaulipas es Palmillas con el 37.4. Le siguen, Villa de Casas con 37.2 por ciento; Valle Hermoso con el 36.4 y San Fernando 36.1. Además de Reynosa 36 por ciento; Nuevo Laredo, 35.9 por ciento; Güémez, 35.0; Tula, 34.9; Ocampo, 34.6; Padilla, 33.8; Hi dalgo, 32.0; Camargo, 31.2; Soto la Marina 30.8 y Matamoros 30.4.

“Trabajos con programas preventivos, con orientación y visitas a las escuelas, hablamos con los jóvenes de los riesgos a los cuales se exponen al tener relaciones a temprana edad, ya que no sólo se trata de un embarazo no deseado, sino de contagio de enfermedades por trasmisión sexual”, dijo Francisco Mejía Barrientos, subjefe de la Jurisdicción Sanitaria No. 5.

Uno de los factores que implica un embarazo precoz es que los padres trabajan y ellos están prácticamente solos en casa, por lo que se trabaja con las escuelas secundarias y preparatorias para acercar a los padres de familia con sus hijos, concientizarlos y que estén más presentes en sus vidas, de esta manera fortaleciendo los lazos familiares y la comunicación entre ellos.

Reconoció que las estadísticas hablan por sí solas, una menor embarazada es una carga económica para la familia ya que a su corta edad no trabaja, y en muchos de los casos la pareja las abandona y terminan solas, mal preparadas y sin el soporte emocional que necesitan para ser buenas madres.


+ Más noticias