El Mañana

lunes, 09 de diciembre de 2019

Nuevo Laredo 13 agosto, 2019

Apoyar a migrantes, solicita sacerdote

‘Que no se nos olvide que tienen derecho a subsistir, a buscar y aferrarse a la vida, es un valor universal’, advierte el cura Juan Sánchez Hernández

En la gráfica: Cientos de migrantes de origen africano llegan a Nuevo Laredo con la finalidad de establecerse en Estados Unidos, a ellos s eles ve en plazas y parques locales, ellos también tienen derecho de poder acudir a lugares de esparcimiento. Foto 2, 3.

4200

Por Sandra Jasso

“Como mexicanos tenemos el corazón grande para albergar a nuestros hermanos que más lo necesitan, los valores naturales se pueden sustentar en la palabra de Dios, un derecho que tienen y expongo en un decálogo de valores del migrante”, dijo el sacerdote Juan Sánchez Hernández.

El sacerdote que realiza su trabajo pastoral en la diócesis de Nuevo Laredo en el kilómetro 14 en la cuasi parroquia San Juan Diego, manifestó que hoy en día la migración está más presente que nunca en este puerto fronterizo, con la llegada de cientos de migrantes de diversas nacionalidades.

Admitió que los valores naturales son un derecho también nuestro, establecido en algún lugar en el cual no se necesita tener una religión para acercarse a los migrantes y apoyarlos en su travesía difícil, con carencias hasta de lo más elelemental.

“El primero es que no se nos olvide que el migrante tiene derecho a subsistir, es buscar y aferrarse a la vida, un valor universal, otro el de ellos y nosotros es el derecho a la protección, lo que podemos hacer por alguien en la línea de protección hacerlo, cuando estamos en el peligro y alguien nos protege”, destacó.

Un tercero es el derecho a la fe, lejos de tu pueblo y tierra , una sonrisa o un apapacho o un “bienvenido hermano, vamos adelante”, el afecto, eso te anima, un cuarto derecho es el entendimiento, que los entendamos en su situación.

“Si no te pones en los zapatos de él, pues fácilmente se hacen juicios y no ayuda, un quinto derecho es la participación a donde llegan, mientras están aquí en espera tienen que participar en las actividades de la ciudad, no al rechazo”, dijo.

Agregó que después de tanta travesía y desasosiegos, como favorecerlos con el sexto derecho al descanso, el ocio y sano esparcimiento, que puedan ir al parque y descansen tranquilos después de tanta travesía por Latinoamérica y otros continentes.

“El séptimo derecho a su creatividad que quede plasmada a donde llegan, te encuentras a gente valiosísima con una creatividad tremenda, habilidades y conocimientos, que plasmen y proyecten su creatividad”, indicó el sacerdote.

El derecho a su identidad ocupa la octava posición, de donde vengan aún con sus costumbres y culturas a donde van, uno debe respetar la identidad de los migrantes sin importar la nacionalidad, color o credo.

“El noveno es el derecho de libertad algo fundamental y estamos llamando a hacerlo, ese llamado de la creación es tan interesante, Dios al crear al ser humano no lo hizo como una marioneta que lo mueve a su antojo, por eso tenemos libertad y ellos también”, resaltó.

Agregó que por eso podemos elegir y todo lo que vaya en contra de la libertad es ir en contra de su derecho, explicando que en la segunda lectura pronunciada durante la misa de San Pablo a los Gálatas dijo “Su vocación es la libertad”.

“Un último valor es el derecho a la trascendencia, nosotros como católicos tenemos expresiones que vamos de camino, como una peregrinación a un templo, es un paso más a nuestra vida que se proyecta hacia la casa del padre, llámale como quieras a tu Dios”, expresó.

Finalizó Sánchez Hernández que el fenómeno de la migración es como un anuncio en la vida, es como un anuncio lo que es la vida trascendente, vamos caminando hay tropiezos y esperamos llegar al cielo, ¿Aquí qué esperamos? Llegar a lugares donde haya mejor vida, bienestar es el valor último.

“Mirar en este fenómeno de la migración la trascendencia, Lo peor que nos puede pasar es encerrarnos en nuestro yo y egoísmo, decir que todo está perdido, mientras tengamos vida y esas virtudes de fe, esperanza y amor uno puede decir una palabra de aliento a favor de nuestros hermanos y alguien lo dirá a favor nuestro”, concluyó el sacerdote Juan Sánchez Hernández.

El migrante tiene el derecho al descanso, después de recorrer mucho incluso algunos atravesando continentes.