El Mañana

sábado, 21 de septiembre de 2019

Tecnologia 12 septiembre, 2019

Apple desembarca en la guerra por los videojuegos en ‘streaming’

La compañía se suma a la tendencia de los servicios de videojuegos bajo demanda, donde competirá con Google, Sony, Nintendo y Microsoft

APPLE

4200

Por El País

Apple presentó este 10 de septiembre en Cupertino (EE UU) sus nuevos iPhone 11, entre otros productos de hardware y otra ración de software. Pero el gigante tecnológico no quiere quedarse atrás en el otro pilar de la ecuación, los servicios, y lo ha hecho a través de televisión y videojuegos.

No han sido los primeros; de hecho, la compañía de la manzana mordida ha sido una de las últimas en llegar en la carrera por el dominio del ocio interactivo, pero lo hace con una apuesta bastante económica en relación con la competencia y con contenido exclusivo. Apple Arcade llega para competir directamente contra las soluciones de Sony, Nintendo y Microsoft en sus respectivas consolas PlayStation 4, Nintendo Switch y Xbox One. También en PC, donde ninguna firma quiere quedarse fuera. Tampoco Google, que quiere revolucionar el medio con el inminente Stadia.

Hubo un momento donde parecía que solo estos tres grandes del sector se repartían toda la cuota de mercado; sin embargo, la irrupción de Google y Apple lo ha cambiado todo.

Las plataformas de contenido bajo demanda han encajado a la perfección con la industria del videojuego. Como en el caso de Netflix o Spotify, una suscripción periódica permite acceder a una librería ingente de juegos, en este caso, donde se eliminan los discos y las preocupaciones por el formato físico. Dependiendo de si se ofrece para consolas o para dispositivos móviles, la oferta actual es más diversa y sólida que nunca.

Apple Arcade, 100 juegos sin necesidad de Internet

Se trata de una plataforma cerrada, solo disponible en dispositivos Apple (iPhone, iPad, iPod touch, Mac y Apple TV). Su lanzamiento está previsto para este 19 de septiembre con 100 títulos, muchos de ellos exclusivos, una cifra que irá creciendo de la mano de grandes compañías desarrolladoras del sector, como Capcom, Konami, Ubisoft o Square Enix. Su precio, 4,99 euros, será uno de los más bajos y no necesitará estar conectado a Internet al permitir la descarga directa del juego en nuestro dispositivo. Además, la integración con el ecosistema de productos de la compañía garantizará que podamos reanudar la partida en un iPhone si comenzamos a jugar en un iPad, por ejemplo.

Project xCloud, el proyecto de Xbox en la nube

Una de las compañías más decididas a este respecto fue Microsoft con el que es, a día de hoy, el servicio de videojuegos más aceptado por la comunidad: Xbox Game Pass. Por 9,99 euros al mes, este producto —disponible en la consola Xbox One o en ordenador— permite acceder a más de 150 juegos, muchos de ellos exclusivos y de alto presupuesto, que se descargan directamente en nuestra consola. No es streaming, porque para ello están trabajando en Project xCloud, un proyecto que se lanzará a finales de 2019 con la intención de habilitar la experiencia de videojuegos Xbox en cualquier dispositivo: tabletas, móviles, ordenador… Unos 3500 juegos compatibles alojados en la nube. Se desconoce el precio de este servicio y las modalidades de suscripción.

PlayStation Now, el ecosistema de Sony

Sony fue adelantada a su tiempo. La firma japonesa, en tiempos donde el streaming era cosa del futuro, apostó en enero de 2014 por el llamado PlayStation Now, un catálogo de más de 600 videojuegos de las consolas PlayStation 2, PS3 y PS4 donde se permite jugar vía streaming desde un ordenador o la propia PlayStation 4 a juegos de ayer y de hoy. Solo hace falta un mando de la marca (DualShock) y tener activa una suscripción a cambio de 14,99 euros al mes o 99,99 euros al año. De hecho, la empresa nipona permite descargar los títulos correspondientes al catálogo de PS2 y PS4 para no tener que depender de los servidores en la nube; los de PS3 solo en streaming. En la actualidad cuenta con más de 700.000 suscriptores, de acuerdo con datos oficiales. Su llegada a España se produjo a comienzos de este mismo año.