El Mañana de Nuevo Laredo

14 julio, 2020

Desestiman peticiones de supervisor de la BP sobre asesino de Laredo




Las anteriores pruebas también evidenciaron que el acusado les dijo el lugar exacto en despoblado donde se encontraba la cuarta víctima asesinada

Por Redacción


Compartir esta publicación

El juez desestimó las peticiones de anular las primeras declaraciones autoincriminatorias del supervisor de la Patrulla Fronteriza Juan David Ortiz, asesino serial de cuatro mujeres en septiembre de 2018.

NOTA RELACIONADA: Formalizan acusación para Juan David Ortiz

Oscar J. Hale junior, juez de la Corte de Distrito 406, dijo que las 10 horas de interrogatorios el 15 de septiembre de aquel año, por parte de los Rangers de Texas y la Fiscalía de Distrito, son válidas, como también quedó claro y convincente que a Ortíz se le leyeron sus derechos Miranda, no se violaron las Constituciones de Estados Unidos, ni de Texas.

El fiscal de Distrito del Condado de Webb, Isidro Alanís, además de las anteriores pruebas también evidenció que el acusado les dijo el lugar exacto en despoblado donde se encontraba la cuarta víctima asesinada minutos antes y también les permitió entrar a revisar su vivienda en un residencial del noreste de Laredo.

Este pasado 29 de junio Juan David Ortiz y su abogado defensor, tuvieron una diligencia en la corte 406, para intentar anular tales declaraciones y acciones del 15 de septiembre, cuando fue detenido después de asesinar a dos de las cuatro sexoservidoras que levantó en la avenida San Bernardo y una más, logró escapársele y fue la que avisó a la Policía.

Mientras que a las dos primeras féminas, las mató los días 3 y 13, respectivamente, de ese mismo mes de septiembre.

Así que ahora queda el 15 de octubre, como la siguiente -y tal vez la última- audiencia de Ortiz ante el juez Hale, en lo que hace a este año.

En esa diligencia, podría conocerse la fecha tentativa para el inicio del juicio con petición de pena capital para este agente federal que entre el 3 y el 14 de septiembre de hace dos años, asesinó a Melissa Ramírez, Griselda Cantú, Claudine Luera y a Humberto “Janelle” Ortiz.

Erika Peña, quinta víctima elegida por el Supervisor de la Patrulla Fronteriza se salvó aquella noche del 14 de septiembre, cuando contra su vida y con el arma del tipo apuntándole, se le bajó de la camioneta en la esquina de Bob Bullock e International y la mujer corrió gritando, hacia la gasolinería de dicho crucero, donde estaba cargando combustible un agente de la DPS de Texas.

La madrugada del 15 de septiembre, agentes del DPS y del Departamento del Sheriff del Condado de Webb, sitiaron a Ortíz en otra estación de combustible en el cruce de San Bernardo y Jefferson, le persiguieron hasta el hotel Ava en la intersección de San Bernardo y Garden, lo atraparon en el tercer piso, recién había matado a sus dos últimas víctimas, por separado las arrojó en las millas 13 y 21 de la carretera interestatal 35.

El juicio en definitiva, será hasta el siguiente año 2021, lo dijo el fiscal de Distrito Isidro Alanís, aún antes de la pandemia del Covid-19, se había dejado en claro que no sería en este 2020.


Compartir esta publicación

Más noticias