El Mañana

domingo, 20 de enero de 2019

Nuevo Laredo 4 enero, 2019

Ayúdenme, últimas palabras de Jesús

Fallece en incendio hombre originario de Michoacán; vino a buscar trabajo

La vivienda ubicada en la calle Manuel Adame se incendió ayer.

4200

Por CARLOS TIJERINA

Jesús Javier pedía auxilio con gritos desesperados desde el interior de una habitación en llamas, y que poco a poco se llenaba de humo junto a toda una vivienda.
Mientras tanto, al exterior, varios vecinos esperaban el arribo de los bomberos en el alejado rincón de la ciudad llamado fraccionamiento El Progreso, al ver que la casa se quemaba.
Unos corrían sin saber qué hacer, otros, desesperados por la tardanza de los bomberos, arriesgaban su vida por la de Jesús Javier, quien gritaba aún con la esperanza de ser rescatado.
“Ayúdenme, ayúdenme”, se oía desde dentro de la vivienda marcada con el número 207 de la calle Manuel Adame, en el extremo poniente de Nuevo Laredo.
De pronto, los gritos de Jesús Javier se fueron. Sólo quedaron las voces de varios vecinos y hasta ladridos de perros se podían escuchar en los alrededores.
De pronto, los sonidos de los cuerpos de emergencia anunciaban su cercanía, hasta que finalmente llegaron… eran los bomberos.
Los apagafuegos encontraron un escenario desgarrador. Como pudieron, tumbaron la puerta principal de la casa y entraron con sus mangueras.
Mientras unos sofocaban llamaradas, otros se encargaban de Jesús Javier, quien yacía inconsciente en una de las habitaciones, estaba en cuclillas, como en señal de rendición.
Entre bomberos y paramédicos sacaron a Jesús Javier de la vivienda, lo subieron a la ambulancia y comenzaron a aplicarle Reanimación Cardio Pulmonar (RCP)… fue en vano.
Los socorristas dictaminaron que había muerto y aunque presentaba algunas quemaduras de primer grado, se determinó que falleció intoxicado por el humo.
Con apenas 31 años, Jesús Javier rentaba la vivienda. Apenas tenía dos semanas en la casa, pues era originario de Lázaro Cárdenas, Michoacán.
Tragedia en fraCcionamiento El Progreso

Arriesgan su vida para rescatarlo

Por MARTHA MARTÍNEZ

“Quise salvarlo, pero ya no pude”, expresó Iván Reyes, quien junto con su amigo Rubén hicieron todo lo posible por sacar rápido a un hombre de 31 años que suplicaba ayuda desde su habitación en llamas.
Sus esfuerzos pusieron en riesgo sus propias vidas, quedando incluso con algunas lesiones en los brazos al ingresar a la vivienda siniestrada por la parte de atrás.
“Fue imposible, las llamas estaban muy fuertes, quise ir por una cobija y mojarla, pero él ya estaba muerto”, comentó.
Los dos hombres, sin pensarlo, intentaron ayudar al vecino que apenas hace dos semanas había llegado a formar parte de la vecindad.
Algunas vecinas comentaron que un par de horas antes, lo observaron comprando y después comiendo unas naranjas, sin imaginar lo que pasaría.
Incluso una de las viviendas contiguas al domicilio en el que se suscitó el incendio estuvo a punto de incendiarse, pero los mismo hombres tomaron acciones inmediatas ya que las llamas quebraron ventanas y estuvieron a punto de provocar la explosión de un pequeño tanque de gas que alcanzaron a desconectar y sacar junto con la estufa.
“Mi casa casi se incendia también y como son muy pequeñas el fuego avanzaba rápido. Nos dimos cuenta porque todo comenzó a tronar y fue como Iván y Rubén se arriesgaron para salvar al vecino”, dijo una de las mujeres que se encontraba en la triste escena.


MÁS NOTICIAS