El Mañana

domingo, 08 de diciembre de 2019

Laredo Texas 15 noviembre, 2019

Bautizan camino con nombre de un Marine

Juan Rodrigo nació en Nuevo Laredo pero desde muy pequeño sus padres emigraron a Laredo, Texas, en busca de mejor vida; murió el 13 de enero de 2005

FRANCISCO DÍAZ/EL MAÑANA

4200

Por FRANCISCO DÍAZ

LAREDO, TX.- Para Juanita Rodríguez los honores que ha recibido su hijo Juan Rodrigo los agradece en el alma, pero ninguno de ellos lo hará regresar con ella ni le ayuda a cerrar la herida por su muerte hace ya casi 15 años.

“Parece que fue ayer cuando me dieron la noticia de la muerte de mi hijo y de verdad que duele mucho, es una herida que jamás va a cerrar, perder a un hijo es lo peor que le puede pasar a una madre”, dijo ayer Juanita en una ceremonia donde se bautizó al Camino Cuatro Vientos con el nombre de su hijo.

Juan Rodrigo nació en Nuevo Laredo, pero desde muy pequeño sus padres emigraron a Laredo, Texas, en busca de una mejor vida.

El niño estuvo en la Primaria Daiches donde aún es recordado y en cuyo pasillo principal está el uniforme de Marine de quien fue el primer soldado laredense que murió en la guerra de Irak.

“Mi hijo fue un niño muy bueno, muy amoroso pero también muy patriota, siempre dijo que quería ser Marine”, recordó.

Al entrar a escuela secundaria, en United Middle, Juan Rodrigo entró al programa de entrenamiento militar ROTC y luego lo siguió en la preparatoria. Con ello preparó el camino para enlistarse en la Marina de Estados Unidos al salir de la prepa.

En julio del 2000 ingresó a la Marina y fue enviado a su entrenamiento militar en San Diego y luego a la escuela de infantería en Camp Pendleton. Tras los ataques terroristas del 11 de septiembre del 2001, sólo era cuestión de tiempo para que su pelotón fuera llamado a combatir en Irak.

En agosto del 2004 su unidad, Charlie Company First Batallion 23 Marines, fue llamada a acción y Juan Rodrigo partió gustoso a encontrarse con su destino. “Hablábamos a diario, me decía que todo estaba bien, que no me preocupara, pero mi corazón sabía que el peligro estaba muy cerca para mi hijo”, dijo Juanita.

El 13 de enero de 2005, Juan Rodrigo no iba a salir a realizar misiones militares porque estaba en descanso, sin embargo, un compañero estaba indispuesto, se sentía mal y levantó él la mano para cubrirlo… ahí selló su destino. Horas más tarde por la radio de su campamento se escuchó que cayeron “Dos Ángeles”, nombre que los Marines dan a los compañeros que mueren en batalla. Juan Rodrigo fue víctima de un artefacto explosivo y murió cumpliendo con su deber.

“Estoy muy agradecida por todos los honores que ha recibido mi hijo pero sin pensarlo dos veces cambiaría todo por tenerlo aquí con nosotros”, dijo.