El Mañana

jueves, 17 de enero de 2019

Tecnologia 15 enero, 2019

Brota semilla en la Luna por primera vez

China consiguió que una semilla de algodón brote en la Luna por primera vez

4200

Por El Norte

China consiguió que una semilla de algodón brote en la Luna por primera vez, el primer “miniexperimento” de biosfera exitoso realizado en el satélite por la sonda Chang’e 4.

La sonda, que el pasado 3 de enero aterrizó en la cara oculta de la Luna por primera vez en la historia, llevó consigo semillas de algodón, colza, patatas y arabidopsis, así como huevos de mosca de la fruta y algunas levaduras, en aras de poder crear una “minibiosfera simple”.

Imágenes enviadas por la Chang’e 4 mostraron este martes un brote de algodón que había crecido con éxito, la única semilla que ha conseguido germinar hasta ahora.

Dicho cultivo, sin embargo, no resulta sencillo: las temperaturas sobre la superficie lunar pueden superar los 100 grados centígrados por el día y bajar a los -100 por la noche, además de recibir una mayor radiación solar y de presentar una menor gravedad que en la Tierra.

Xie Gengxin, científico encargado del experimento con plantas en la Luna, explicó que si equipo diseñó un recipiente que mantendría la temperatura entre 1 y 30 grados, permitiendo la entrada de luz natural y el suministro de agua y nutrientes para las plantas.

Dicho dispositivo, cuyo costo fue de más de 10 millones de yuanes (arriba de 29 millones de pesos), tiene forma cilíndrica, está hecho de una aleación de aluminio, mide 198 milímetros de alto y 173 de diámetro y pesa 2.6 kilos. Contiene agua, tierra, aire, dos pequeñas cámaras y un sistema de control térmico.

Pese a ser los primeros brotes en el satélite natural de la Tierra, no son los primeros en el espacio, pues anteriormente un equipo de la NASA ya desarrolló un sistema de zinnias -un tipo de flor- en la Estación Espacial Internacional en el 2016. Sin embargo, las condiciones son distintas en este proyecto.

“No teníamos experiencias similares y no podíamos simular elementos del entorno lunar como la microgravedad y la radiación cósmica”, apuntó Xie.
¿Por qué estas semillas?
La elección de llevar a la Luna semillas de algodón, colza, patatas y arabidopsis, así como huevos de mosca de la fruta y algunas levaduras, no fue fortuita.

A decir del especialista Xie Gengxin, las patatas pueden ser un alimento muy importante para los viajeros espaciales del futuro, mientras que el periodo de crecimiento de la arabidopsis, una pequeña planta floral de la familia del repollo y la mostaza, es corto y fácil de observar.

Por su parte, las levaduras podrían permitir regular el dióxido de carbono y el oxígeno de la minibiosfera en la Luna, y la mosca de la fruta, como consumidor, aportaría al proceso de fotosíntesis.

Los investigadores usaron técnicas biológicas para mantener en estado latente las semillas y los huevos durante los dos meses que la sonda pasó por las revisiones finales en el centro de lanzamiento y los 20 días de viaje por el espacio.

Tras el aterrizaje, el 3 de enero, el centro de control de tierra ordenó a la sonda que regase las plantas para empezar el proceso de cultivo. Un tubo dirige la luz natural de la superficie de la luna al contenedor para permitir el crecimiento.

La sonda entró en “modo de reposo” el domingo con la llegada de la noche lunar, durante la cual la temperatura puede caer hasta los 170 grados bajo cero.

“La vida en el contenedor no sobreviviría a la noche lunar”, explicó Xie.

Los investigadores confían en que el experimento les aporte conocimientos para construir una base lunar y una residencia en la luna en el largo plazo.


MÁS NOTICIAS

Golpes dorados
Deportes Local 30 diciembre, 2018