El Mañana de Nuevo Laredo

16 febrero, 2020

Cacería del Estado contra restaurantes


Uno de los negocios clausurados fue Tango-Tango.


Con fuerte operativo militar y Policía Estatal inspeccionan los negocios, en algunos desalojaron a la clientela

Por Redacción


Compartir esta publicación

La noche del 14 de febrero mientras cientos de neolaredenses asistían a restaurantes para celebrar el Día del Amor y la Amistad, inspectores estatales custodiados por un fuerte contingente de militares y Policía Estatal, realizaban inspecciones y hasta clausuras.

Los restauranteros y dueños de establecimientos en los que hay consumo de alcohol, manifestaron un temor por lo que consideraron una “cacería” dirigida a este tipo de negocios, algunos de los cuales tomaron la determinación de cerrar por su cuenta, previo a cualquier inspección.

“Esto no pasa desapercibido, aunque como dicen ‘el que nada debe, nada teme’ y aunque tengamos los papeles en regla, esto nos genera un cierto temor, creo que muchos estamos a la expectativa, pues pareciera ser una cacería por las formas en que se está haciendo”, expresó el dueño de un restaurante, quien pidió permanecer en el anonimato.

El 14 de febrero, el restaurante de cocina argentina Tango, Tango, fue visitado por el contingente y en las puertas se colocaron dos sellos firmados por el gobierno del Estado de Tamaulipas, uno de ellos por la Comisión Estatal para la Protección contra Riesgos Sanitarios, con una leyenda de “Suspensión de actividades”, que en la parte inferior revela que “la colocación de esa falla es en virtud de que ese establecimiento presenta irregularidades que constituyen una violación a la ley general de salud”, entre otras cosas.

El segundo sello signado por la Coordinación General de Protección Civil, ostenta con letras grandes la palabra “Clausurado”.

Empleados del establecimiento argumentaron que sí contaban con la licencia de sanidad en orden, pero al no tenerla a la vista durante el operativo, las autoridades procedieron a la clausura; ayer a las 4:00 de la tarde habiendo aclarado la situación reaperturaron al público de manera normal.

Cerca de las 9:30 de la noche del 14 de febrero, este operativo con el numeroso contingente militar y de Policía Estatal visitó el restaurante Hacienda Colón, ubicado sobre Paseo Colón, realizando un despliegue perimetral -dos cuadras antes y dos después del establecimiento- sobre la misma vialidad en el transcurso de la presunta inspección, que de igual manera terminó en la clausura -con los mismos sellos que el ejemplo anterior- y el desalojo de los comensales, según revelaron estos últimos.

Estos operativos comenzaron el miércoles al mediodía, y han resultado en el cierre de al menos una docena de establecimientos en diversos puntos de la ciudad.

Al respecto, Viviano Vázquez, quien preside la asociación restaurantera Canirac, aseguró que aunque el operativo no ha afectado aún a alguno de sus afiliados, no son ajenos a la situación que ha derivado en el cierre de varios establecimientos, pero tampoco han sido informados oficialmente por alguna autoridad de la naturaleza de estas movilizaciones.

“No soy ajeno a los operativos, pero afortunadamente a integrantes de la Canirac no nos han molestado; no tenemos información de nada más que de cumplimiento”, explicó Vázquez.


Compartir esta publicación

Más noticias