El Mañana

miércoles, 26 de febrero de 2020

Nuevo Laredo 22 enero, 2020

Canelo, el Hachiko de NLD

4200

Por AGENCIAS

Don Lázaro caminaba con “Canelo”, su inseparable mascota, cuando de pronto resultó lesionado al caer en una alcantarilla; mientras llegaba la ayuda, el perro nunca se le separó.

Tanto fue su apego, que “Canelo” subió solo a la ambulancia y los paramédicos lo dejaron acompañarlo al Hospital General, en donde esperó a que saliera su amo.

Al paso de las horas, uno de los hijos de don Lázaro se enteró del incidente y fue en busca de “Canelo”, para resguardarlo en casa en lo que dan de alta a su padre.

A la Central de la Cruz Roja alrededor de las 9:40 de la noche entró una llamada y acudieron a atender los paramédicos Eduardo Venegas, Pedro Rivera y Alejandro Dávalos, sin imaginar el desenlace de la emergencia, un hombre de la tercera edad sobre el suelo en una alcantarilla y su fiel can.
“Canelo” no se movía del lado de su amo, tratando de protegerlo y animarlo, por lo que no dudó ni un segundo en subirse a la ambulancia cuando las puertas fueron abiertas.

Dávalos narró que el animalito se encontraba tranquilo, no emitió ningún ladrido, se portó tan bien que pudieron aplicar los primeros auxilios sin complicación alguna a Lázaro. Durante el recorrido, “Canelo” guardó la calma y lo mismo pasó al llegar al hospital.

“Tratamos de ayudarlo a bajar, pero no quiso, se quedó ahí sentado dentro de la ambulancia con su dueño y no fue hasta que lo bajamos de la camilla que el perrito se bajó, y se quedó en la sala de espera hasta que fueron por él”, expresó.

Comentó que la solidaridad siempre debe de existir en el ser humano, pensar en el bienestar emocional del lesionado, aquí no se trata si es una persona o una mascota sino de un ser querido, porque es lo que representa para Lázaro, “Canelo”, parte de su familia.

Ante este tipo de eventos, los paramédicos no hacen distinciones, al contrario, son seres como cualquier otro y tienen derecho a subirse a sus unidades para el bienestar emocional de los enfermos, pero además evitar que una mascota se extravíe o se exponga a ser atropellado, por lo que se le permitió subir a la ambulancias y acompañarlo en el hospital.

“Canelo” trajo a la memoria la historia de “Hachiko”, el perro japonés que esperó al profesor Hidesaburō Ueno, en la estación de Shibuya, incluso varios años después que el hombre murió.

La historia de “Hachiko” fue llevada al cine, en una versión llamada en español “Siempre a tu lado”, protagonizada por Richard Gere.

El perro esperó a su amo en afuera de la sala de urgencias.


MÁS NOTICIAS