El Mañana

martes, 19 de noviembre de 2019

Cultura 26 enero, 2019

Celebra Archivo su fundación

El Archivo General de Municipio 'Juan E Richer' festeja hoy su 30 aniversario de trabajo e historia

La fachada del Archivo General Juan E. Richer. FOTO: IDALIA ÁLVAREZ/EL MAÑANA

4200

Por Idalia Álvarez

Celebra hoy su XXX aniversario el Archivo General de Municipio “Juan E Richer”. Fundado el 27 de enero de 1989 por Manuel Ignacio Salinas Domínguez, quien rescató los documentos históricos.
El tratado de Guadalupe Hidalgo de 1848 obligaron a la villa original extendida en ambas márgenes del río Bravo, a separarse y sujetarse cada una a gobiernos diferentes. Fue así como casi un siglo de historia desde la fundación de la antigua Villa de San Agustín de Laredo fue depositado en el acervo documental quedando en territorio texano, mientras Nuevo Laredo iniciaba su propia historia ahora como pueblo tamaulipeco.

El desarrollo de la ciudad comenzó y con ello las actividades, registros y hechos importantes para los habitantes y su gobierno, por ello los ahora neolaredenses con plena conciencia de la importancia de la historia de u comunidad instauraron el Archivo Municipal realizando la recolección de los documentos generados por el gobierno municipal y en los cuales se demostraba el progreso de la nueva ciudad.

El primer archivo se instaló en un espacio de la presidencia municipal, ubicada en ese tiempo frente a la plaza de armas, hoy llamada Plaza Juárez.

En 1914 ocurrió el llamado incendio de Nuevo Laredo, sucedido dentro del movimiento armado de la Revolución Mexicana, en el cual fueron quemados los principales edificios públicos de esta ciudad como la aduana, la estación ferroviaria, la presidencia municipal en donde se encontraba el archivo en donde estaban a cumulados más de 60 años de historia de la nueva población.
La historia del Archivo General del Municipio de Nuevo Laredo ha estado ligada al devenir de las circunstancias que como pueblo fronterizo ha tenido que vivir esta ciudad fronteriza. Las disposiciones

Posterior a ello no hay evidencia del restablecimiento del archivo municipal, los historiadores y cronistas piensan, los documentos generados en las administraciones locales fueron conservados en las propias oficinas de gobierno y no propiamente en u archivo.

En 1987 Manuel Ignacio Salinas Domínguez propuso el rescate de la documentación y la reinstauración del Archivo Municipal. Fue entonces cuando se dio a la tarea de recolectar el acervo disperso en diferentes bodegas y con la ayuda de un grupo de estudiantes universitarios de la localidad logró la limpieza, depuración y clasificación de los documentos y fotografías. Este proceso duro aproximadamente un año.

El Archivo Municipal de Nuevo Laredo quedó integrado al Sistema Nacional de Archivos del Archivo General de la Nación, correspondiéndole el registro 8128C27; fue instalado el 27 de enero de 1989 en el edificio anexo de presidencia municipal.

El 25 de septiembre de 2001 el archivo recibió el nombre de “Juan E. Richer” en honor al primer historiador de la ciudad.
Luego de 15 años de función en el anexo de presidencia se tomó la decisión en 2004 de trasladar el acervo a la recién restaurada Antigua Estación de Ferrocarril.

El Archivo General del Municipio “Juan E. Richer” cuenta actualmente con un espacio de mil 100 metros cuadrados, donde hay un área para concentración de archivo, depuración, otra para el acervo histórico. Otro de los espacio en el edificio es la sala de consulta en donde se recibí diariamente a estudiantes, investigadores, publico en general y además es utilizada para la realización de eventos artísticos y culturales. Cuenta también con una galería para exposiciones temporales y dentro del archivo está instalado el Museo de Historia del Ferrocarril de Nuevo Laredo.

En el archivo se cuenta con un vasto acervo integrado por documentos como libros de actas de cabildo, registros de fierros, , reglamentos, servicio militar, impuestos, reportes policiacos, oficios, cartas, registros electorales, demandas judiciales, objetos, fotografías, entre otros.

En la actualidad este espacio se ha coinvertido en un referente de la historia y cultura fronteriza, conservando en el fieles testigos del progreso de Nuevo Laredo.