El Mañana

sábado, 21 de septiembre de 2019

Global 12 septiembre, 2019

Chile recuerda a Salvador Allende a 46 años del golpe de Estado

A la conmemoración también acudieron hijos y familiares de represores de la dictadura, que unidos en la organización Historias Desobedientes, han optado por la justicia.

4200

Por Agencias

Miles de chilenos recordaron este miércoles el 46 aniversario del golpe de Estado del 11 de septiembre de 1973, y al presidente Salvador Allende, como ejemplo de conducta política y entrega a una causa justa al lado de los más desposeídos.

El monumento al presidente mártir, en el muro lateral del palacio de La Moneda, fue arropado con ofrendas florales de los sindicatos, organizaciones sociales y de derechos humanos, de familiares de víctimas de la dictadura, de partidos políticos y de la Cámara de Diputados y el Senado, y sobre todo del pueblo.

Flores, banderas, fotos de los desaparecidos por la dictadura cuyo destino todavía se desconoce, colmaron el espacio cercano al lugar donde cayó el presidente en una emboscada planificada, orquestada y dirigida desde Washington.

Por primera vez también acudieron hijos y familiares de represores de la dictadura, que unidos en la organización Historias Desobedientes, han optado por la justicia, porque como expresaba un cartel enarbolado por uno de ellos: “La culpa no se hereda, yo escojo mi vereda”.

Lorena Pizarro, presidenta de la Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos, dijo a la Agencia de Noticias Prensa Latina dijo que este gobierno “es el más fiel reflejo de la dictadura cívico-militar, porque no hay verdad, no hay justicia, y la pregunta dónde están los desaparecidos sigue sin respuestas”.

Aunque el Gobierno no realizó actividades oficiales, pasado el mediodía, el presidente Sebastián Piñera, desde el Palacio de la Moneda, lanzó un mensaje ambiguo con motivo de la fecha, en el cual reiteró el argumento de dar vuelta a la página.

Dijo Piñera que el 11 de septiembre de 1973 se produjo “el término de la Unidad Popular, que había conducido a Chile a una crisis sin precedentes de carácter político, económico y social, y se inició el régimen militar, con todas sus secuelas de graves, reiteradas e inaceptables violaciones a los Derechos Humanos”.

Piñera llamó a la unidad nacional porque “no tenemos derecho a legarles a nuestros hijos los mismos odios y divisiones que tanto daño causaron en el pasado” y convocó a “desterrar absolutamente la violencia como instrumento de lucha política”.