El Mañana

jueves, 22 de agosto de 2019

Viral 29 mayo, 2019

Comercios famosos que ya no existen en México

Tal vez recuerdes haber ido cuando eras niño a estos lugares, o tal vez los viste anunciados en la televisión, o incluso tal vez trabajaste en alguno de estos negocios

4200

Por Desafio Mundial

Tal vez recuerdes haber ido cuando eras niño a estos lugares, o tal vez los viste anunciados en la televisión, o incluso tal vez trabajaste en alguno de estos negocios. Y aunque seas muy joven como para acordarte de ellos, seguramente te suenan de algo y les tienes cierta nostalgia aunque sea de segunda mano.

Banco Serfin

Así que si lo primero que ves en esta foto es el logo de Serfin, banco que no existe hace un buen tiempo, convertido en Santander, tal vez estés en buena compañía junto a los siguientes comercios que ya no existen en México pero que alguna vez fueron muy famosos.

Bital

Famosos por abrir temprano y cerrar tarde (cuando los bancos cerraban a las 2 de la tarde las 4 era TARDE), y por estar en todos lados (tanto que en un anuncio de televisión unos turistas chinos concluían que Bital era el nombre de los bancos en México) Bital se formó con la compra del Banco del Atlántico, le cambiaron el nombre y los horarios y luego Bital fue comprado por HSBC, dando pie a su desaparición y también, según muchos, a una disminución en el servicio y la ubicuidad de las ubicaciones.

Bancomer

El último banco de esta lista, pero no por falta de ellos, sino porque ya son suficientes. El caso de Bancomer es tal vez el más conocido de los bancos que ya no existen como tales. Nacionalizado en 1991 y vendido a BBVA en el año 2000, Bancomer es hoy uno de los bancos más grandes en México y forma parte de una de las instituciones bancarias más extendidas del mundo. También es famoso por ser uno de los bancos que tiene sus oficinas en uno de los edificios más altos de México y de América Latina.

Canadá

Mucho más duraderas y por ello más famosas que El Taconazo Popis, las zapaterías y sobre todo los anuncios de la marca Canadá estaban por todo México. Famosos por sus nombres estrambóticos y diseños un poco estrafalarios, sobre todo para niños, los zapatos de Canadá eran usados por todo el mundo. Sin embargo, al abrirse al mercado internacional, el país pudo comprar las marcas que Canadá imitaba (si bien no de manera tan directa como las copias del Taconazo) y marcas como Nike, Converse, Panam, Adidas, Reebok y demás se comieron su negocio. Actualmente la marca existe como zapatos dentro de las tiendas Coppel.

K2

Mucho antes de que la idea de los outlets se asentara en México, y mucho antes de que la idea de IKEA llegara a estas costas, en la década de 1980 era casi imposible evitar los anuncios en la televisión de “K2, su fábrica amiga” y casi todos los hogares tenían al menos un mueble de sus piezas de tubos de acero doblado y “melanina de ponderosa”, sea lo que sea que eso es. La marca amenaza con volver con los mismos precios directos de fábrica y anuncios en YouTube.

Gigante

Gigante fue una cadena de supermercados que desapareció recientemente, cuando todas sus tiendas (Gigante, Bodega Gigante y Súper G) fueron adquiridas por la cadena Soriana, que les cambió de nombre. La controladora Gigante también tenía las tiendas Radio Shack, Toks y Office Depot en México y las tres siguen existiendo bajo la misma controladora, sólo que los Gigantes como tal, con sus grandes “G”s que se veían a kilómetros, han dejado de existir.

VideoCentro

Entre 1983 y 1999 había VideoCentros por todos lados en México, tanto de sus tiendas comunes como las grandes, conocidas como MacroVideoCentros. Los VideoCentros le hacían competencia a los todavía muy pocos BlockBuster Video que había en México, hasta que esta última cadena le compró a Televisa (la dueña de los VideoCentros) la parte de rentas de películas (pero no la productora de video, Videovisa, que aún existe). Así, los VideoCentros desaparecieron y fueron reemplazados por Blockbusters, y su catálogo pasó de ser de cassettes Beta y VHS a DVDs principalmente.

Blockbuster

Pero el gusto de la adquisición sólo le duraría 15 años a la cadena Blockbuster, puesto que los modelos de descarga y streaming por internet le fueron quitando presencia y público a las rentas de DVDs físicos. En 2015 todas las tiendas Blockbuster en México se convirtieron en The B Stores, donde vendían las películas en DVD y Blu-Ray que les quedaban en el stock además de videojuegos, pósters, libros y demás parafernalia relacionada con sus rentas. El negocio no fructificó y al año siguiente casi todas estaban ya cerradas. Hoy la empresa está totalmente liquidada en el país.

Bing

Los helados Bing fueron famosos por buena parte del territorio mexicano durante los años 80 y 90 del siglo pasado. Famosos por ser no sólo una heladería sino un lugar para sentarse, convivir y ver a la gente pasar, sus colores llamativos y sus preparaciones con helado hacían que fueran referencias para niños, adolescentes en citas y adultos. Hoy están casi completamente extintos, pero puede que quede una franquicia en el puerto turístico de Huatulco, que volverá a aparecer en esta lista más adelante.

Reino Aventura

El parque de diversiones en México y el más grande de América Latina, al que venían personas de todos los lugares de la república e incluso de otros países, abrió sus puertas en 1982 y contaba con atracciones que llamaban la atención como la montaña rusa Boomerang, el show de delfines y el de la orca Keiko, que fuera la estrella de las películas “Free Willy” en la década de 1990. A principios de 1992 fue cerrado para ser remodelado, reabriendo en 1995 y a los pocos años, en 1999, se anunció que Reino Aventura cerraría sus puertas para convertir su espacio en Six Flags México que todavía lo opera y conserva algunas de sus atracciones originales.

Multicinemas

Hubo una época muy oscura en el cine en México, tanto en películas como en sus recintos, que abarca buena parte de las décadas de 1970 a 1990. Entre esos años la mayoría de los grandes y lujosos cines fueron desapareciendo o fueron adquiridos por varias cadenas de cines que los remodelaron para que en vez de una gran pantalla hubiera varias pantallas más pequeñas en el mismo lugar. La más longeva y recordada de estas cadenas fue la de los Multicinemas, que debutaron la idea de la permanencia voluntaria en varias salas y que terminaron por sucumbir ante el servicio de cadenas más modernas a mediados de la década de 2010.