El Mañana

domingo, 21 de julio de 2019

Deportes Futbol 3 julio, 2019

Con lo justo a la Final

Raúl Jiménez celebro tras marcar de penal el gol que le dio la victoria a México en tiempo extra

Agencias

4200

Por Agencias

PHOENIX.- México no dejó plantados a sus miles de aficionados que ya lo esperan en Chicago, para la Final de la Copa Oro.

Al Tricolor ya le está gustando eso de jugar al filo, de causar la adrenalina en estadios repletos en los que se rompen récords de asistencia. En tiempos extra derrotó 1-0 a Haití, con de Raúl Jiménez, de penal, polémico.

La antigua maldición de México, el disparo desde los 11 pasos, es la que le está salvando el pellejo en esta Copa Oro. La generación de buen futbol ha ido disminuyendo a medida que envejece el torneo.

Porque el 70 por ciento de posesión de balón de poco sirve cuando se profundiza tan poco. Al Estadio State Farm acudieron 64 mil 128 aficionados e impusieron récord en juegos de Copa Oro en este inmueble, pero hicieron muy poco ruido antes del gol de Raúl. Abarataron el “sí se puede” al gritarlo tres veces.

En la cancha, México estuvo lejos de ser ese equipo que arrasa en taquillas. Raúl Jiménez apenas tuvo una jugada clara además del penal, tras un remate de cabeza bien contenido por el portero Johny Placide, protagonista del Fiasco de Carson que le costó el puesto a Hugo Sánchez en el Tri hace 11 años.

Rodolfo Pizarro tocó mucho la pelota, pero no se arriesgó con tiros a gol. México pecó incluso de alguna distracción que le costó la amarilla a Héctor Moreno, quien casi se tuvo que colgar de un haitiano para evitar un contragolpe.

México aprovechó una distracción haitiana y Raúl Jiménez se sacó la espina tras fallar un penal en Cuartos. El Tri otra vez mató desde los once pasos, y así se instaló en la Final.

Todavía al 118’ el Tri pasó un enorme susto, con un balón al travesaño de Haití, que pudo mandar todo a penales.

La Concacaf ya garantizó el lleno en el Soldier Field de Chicago y quizá ya no le interese tanto si es Estados Unidos o Jamaica el rival por el título.