El Mañana

miércoles, 26 de junio de 2019

Nuevo Laredo 24 mayo, 2019

Conmemora Padre Juan XXV años de sacerdocio

La ceremonia se celebra en la misma iglesia en la que fue ordenado sacerdote; lo acompañan el obispo Enrique Sánchez y numerosos religiosos

Padre Juan Sánchez Hernández celebra XXV aniversario de su ordenación como sacerdote. Por Sandra Jasso. Fotos. “El padre amoroso que me eligió desde antes de que mi madre me tuviera en su seno, me conocía para ser su sacerdote, Jesucristo me invita a ser el pastor que vive inmerso con su pueblo”, exteriorizó el sacerdote Juan Sánchez Hernández en la misa oficiada en la Catedral del Espíritu Santo por el XXV aniversario de su ordenación. El párroco de la cuasiparroquia de San Juan Diego que vistió una sotana con la leyenda “Tú eres sacerdote para siempre”, y el mapa de la Diócesis, celebró en compañía de sacerdotes de la localidad y el obispo Enrique Sánchez, comunidad en general y familiares provenientes de Tlaxcala de donde es originario, para acompañarlo en este día especial el pasado 26 de abril. “Quiero ser un pastor como dice el Papa Francisco con olor a oveja, al Espíritu Santo con sus dones me ha fortalecido para poder llevar mi ministerio en estos veinticinco años, a María Santísima madre de Cristo, ella siempre ha estado conmigo como buena madre en los momentos difíciles y alegres de mi vida sacerdotal”, dijo el sacerdote de origen tlaxcalteca. Agradeció a su familia y valoró la presencia de su madre Clara Hernández Sosa, que a pesar de sus enfermedades viajó 1,200 kilómetros para asistir a la celebración, su padre Juan Sánchez Contreras y a sus hermanos presentes y los que quedaron en su pueblo. “Ustedes han sido parte de mi fortaleza para poder llegar a este momento, a mi familia espiritual que son mis parroquias las considero parte de mi vida, Nuestra Señora de La Encarnación que me enseñó a ser presente al Emmanuel desde mis inicios de sacerdote recién ordenado en las colonias que se empezaban a formar”, detalló el cura que nació en Atotonilco, Tlaxco, Tlaxcala. San Juan Bosco, donde afirma encontró la alegría como sacerdote; San Gerardo, en la que estuvo 12 años y aprendió a amar y respetar la vida desde el seno materno; San Miguel Arcángel en Bu

4200

Por SANDRA JASSO

“El padre amoroso que me eligió desde antes de que mi madre me tuviera en su seno, me conocía para ser su sacerdote, Jesucristo me invita a ser el pastor que vive inmerso con su pueblo”, afirmó el sacerdote Juan Sánchez Hernández en la misa oficiada en la Catedral del Espíritu Santo por el XXV aniversario de su ordenación.

El párroco de la Cuasi Parroquia de San Juan Diego celebró en compañía de sacerdotes de la localidad y el obispo Enrique Sánchez, comunidad en general y familiares provenientes de Tlaxcala -de donde es originario-, para acompañarlo en este día especial el pasado 26 de abril.

“Quiero ser un pastor como dice el Papa Francisco con olor a oveja, al Espíritu Santo con sus dones me ha fortalecido para poder llevar mi ministerio en estos veinticinco años, a María Santísima madre de Cristo, ella siempre ha estado conmigo como buena madre en los momentos difíciles y alegres de mi vida sacerdotal”, agregó el presbítero de origen tlaxcalteca.
Agradeció a su familia y valoró la presencia de su madre Clara Hernández Sosa que a pesar de sus padecimientos viajó mil 200 kilómetros para esta ocasión, igual su padre Juan Sánchez Contreras y a sus hermanos presentes y los que quedaron en su pueblo.

“Ustedes han sido parte de mi fortaleza para poder llegar a este momento, a mi familia espiritual que son mis parroquias, las considero parte de mi vida, Nuestra Señora de La Encarnación que me enseñó a ser presente, al Emmanuel desde mis inicios de sacerdote recién ordenado en las colonias que se empezaban a formar”, detalló el Padre que nació en Atotonilco Tlaxco, Tlaxcala.

San Juan Bosco donde afirma encontró la alegría como sacerdote, San Gerardo donde estuvo doce años y aprendió a amar y respetar la vida desde el seno materno, San Miguel Arcángel en Bustamante, encontrando su identidad como ser humano, la cultura de sus antepasados.

“Los tlaxcaltecas fueron misioneros y tienen sus vestigios desde Sudamérica, desde el Perú, Centroamérica en Guatemala y todo lo que es México en especial el norte del país y más allá de esta frontera, como las misiones en Texas, Nuevo México y las altas Californias”, comentó.
Explicó que esos misioneros tlaxcaltecas han inspirado mucho su trabajo pastoral y lo aprendió estando en Bustamante al encontrarse con el Señor de Tlaxcala, a quien veneran también en la Catedral del Espíritu Santo.
“Mis 25 años han estado sellados por comunidades muy sencillas y desprotegidas, inicié mi ministerio en la (colonia) Nueva Era y Américo Villarreal, aquellas colonias se estaban formando sin servicios elementales sin luz ni agua, esa experiencia primaria me marcó mi vida porque he optado con alegría por la gente que más necesita a Dios”, destacó .

Agregó que la gente a veces tiene muchas carencias y así le tocó vivir su vida sacerdotal a 25 años y lo envían a una comunidad que le recuerda sus inicios de sacerdote.

“Dios y el Señor Obispo me envían y me encuentro feliz en la comunidad de San Juan Diego con sus siete capillas encomendándome al Señor de los Ángeles en Itavu, al Señor de la Misericordia en Palmares, La cuasiparroquia San Juan Diego, San Rafael Guiza y Valencia en Valles Elizondo, Nuestra Señora de la Paz en Valle Dorado, San Agustín en Hacienda San Agustín y Sagrado Corazón en el km 18”, explicó el sacerdote.
Dijo sentirse muy contento durante la celebración por ser una expresión de Cristo vivo sin ser un acontecimiento diocesano y tenerlos en la catedral donde hace 25años recibió su ordenación sacerdotal.

Durante la misa el Obispo Enrique Sánchez dirigió unas palabras al sacerdote Juan Sánchez Hernández.

“El Señor te ha llamado pescador de hombres y a compartir la vida con tus hermanos, la eucaristía es el gran signo de amor y caridad que tú tienes que seguir compartiendo unos a otros así como la reconciliación que debes llevar a todos y que la virgen te acompañe siempre, dijo el Obispo.

Agregó que nuestros esfuerzos personales o capacidades se deben a ese poder de la palabra de Cristo que se hace presente en nuestra vida y acciones.

“Los discípulos reaccionan ante esa manifestación del Señor y lo empiezan a seguir, después de momentos difíciles, pero no nos abandona, que el Señor te acompañe siempre en todos los momentos de tu vida, así sea”, finalizó Monseñor.

El cuasipárroco Juan Sánchez Hernández finalizó agradeciendo las atenciones que han tenido para el, pidiendo les recompense toda su generosidad, cariño y amor por su persona.

“Sin su oración no podré continuar fiel en el Señor, necesito que mi madre sigan haciendo oración, mi familia, hermanos, mi parroquia y la gente que me conoce siga orando por los sacerdotes y agradezco a Monseñor Enrique por haber permitido tener esta expresión de fe en estos 25 años en la catedral y a mis hermanos sacerdotes gracias y seguir juntos fieles en este sacerdocio”, concluyó.

Después de la misa pasaron a celebrar en un salón privado donde se compartió la cena Juan Sánchez acompañado de familiares y amigos cantó acompañado del mariachi “México Lindo y querido”, “Qué lejos estoy del pueblo donde he nacido”, coreado por los presentes.

El brindis por los veinticinco años de vida sacerdotal estuvo a cargo de Carlos Gómez Flores, cronista y presidente del comité Pueblo Mágico de Bustamante, Nuevo León, expresando los mejores deseos para que continúe con su ministerio en las comunidades a donde vaya.