26 octubre, 2020

Amy Coney Barrett ya es la nueva jueza de la Corte Suprema de EEUU


Amy Coney Barrett.


Amy Coney Barrett se convirtió en el tercer nombramiento de Donald Trump para el máximo tribunal en sus cuatro años de mandato.

Por Infobae


Compartir esta publicación

El Senado de los Estados Unidos confirmó este lunes por la noche a Amy Coney Barrett como nueva jueza de la Corte Suprema.

Con 52 votos a favor y 48 en contra, la vasta mayoría de los legisladores votó de acuerdo a su orientación partidaria. La única excepción fue la de la republicana Susan Collins (Maine) quien enfrenta una dura elección en noviembre en un estado predominantemente demócrata.

Amy Coney Barrett, una conservadora en la Corte

Barrett, nominada solo 30 días antes, es la primera magistrada en la historia moderna en ser confirmada en una votación partidaria. El hecho es ilustrativo de la manera en que la polarización del escenario político ha alcanzado todos los aspectos de la vida institucional del país.

¿Quién es Amy Coney?

De 48 años, Barrett es una devota católica que afirmó en un artículo publicado en 2013 que “la vida comienza con la concepción”.

Planteamientos como este le han granjeado el favor de grupos religiosos conservadores que desean revertir la histórica decisión judicial que en 1973 legalizó el aborto en todo el país.

Pie de foto,Amy Coney Barrett es una creyente católica.

Barrett ha votado a favor de las políticas de dureza frente a la inmigración de Trump y se ha manifestado a favor del derecho de los estadounidenses a tener y portar armas.

Fue Trump quien la nominó en 2017 para el 7º Circuito de Apelaciones con sede en Chicago, cargo para el que fue confirmada por el Senado en una votación en la que obtuvo 55 votos a favor y 43 en contra después de un arduo proceso.

Trump ya pensó en ella para reemplazar al juez Anthony Kennedy en la Corte Suprema en 2017.

Después de graduarse en la Escuela de Leyes de la Universidad de Notre Dame, en Indiana, Barrett trabajó como asistente del juez Antonin Scalia, fallecido en 2016 y como académica en Notre Dame cerca de 15 años.

Trump nominó a Amy Coney Barrett para el 7º Circuito de Apelaciones con sede en Chicago en 2017.

Si su candidatura supera la votación en el Senado, Barrett se convertirá en el miembro con menos años de experiencia en la Corte.

Pero eso no parece ser un impedimento para Trump, que ha dejado clara su intención de reemplazar cuanto antes a Ginsburg, a pesar de que en 2016 los republicanos se opusieron a aprobar la candidatura del juez propuesto por el entonces presidente Barack Obama con el argumento de que debía esperarse al resultado de las elecciones que terminó ganando Trump.

Contrapuesta a RBG

Nacida en Nueva Orleans, Barrett vive en South Bend, Indiana, con su marido, Jesse, exasistente del fiscal en el Distrito Norte de Indiana que ahora trabaja para una empresa privada. La pareja tiene siete hijos. incluidos un niño y una niña de Haití adoptados. Ella es, a su vez, la mayor de siete hermanos.

Generalmente acude al tribunal desde su casa, a más de una hora y media de distancia. El diario local The South Bend Tribune publicó una entrevista con un amigo de la jueza que contó que Barrett es muy madrugadora, se levanta entre las 4:00 y las 5:00 de la mañana.

Los hijos y el esposo de Amy Coney Barrett subieron al estrado para saludar a Donald y Melania Trump.

Según explica el diario estadounidense The New York Times, Trump entrevistó a Barrett esta semana en la Casa Blanca y se decantó por ella después de escuchar a voces del ámbito conservador que le aseguran que la jurista sería una versión femenina de Scalia, que durante décadas influyó desde su puesto en el Supremo en una interpretación en sentido literal de las leyes estadounidenses.

De acuerdo a los analistas, el perfil de la elegida por Trump revela un intento por agradar a sus bases más conservadoras de cara a las elecciones. Trump marcha por detrás de su rival demócrata, Joe Biden, en las encuestas.

PODRÍA INTERESARTE:
Francia perdió el control del coronavirus: 100 mil los contagios diarios

La elección de Barrett supone también un alejamiento radical del perfil de Bader Ginsburg, la jueza cuya vacante cubrirá, conocida por sus posturas liberales y feministas.


Compartir esta publicación

Más noticias