El Mañana

martes, 20 de agosto de 2019

Nuevo Laredo 31 marzo, 2019

Construyen por ‘coperacha’ monumento a Benito Juárez

Comité Pro Monumentos reúne 100 mil pesos para hacer realidad uno de sus más grandes sueños

FOTO: CORTESÍA/RAYMUNDO RIOS MAYO

4200

Por SANDRA JASSO

Con miras a obtener un monumento digno en honor a Don Benito Pablo Juárez García (1806-1872), el Comité Pro Monumentos, encabezado por el profesor Juvenal Boone Flores, en abril de 1956 y un grupo de personas esperaban reunir 100 mil pesos, relató Raymundo Rios Mayo.

El presidente de la Sociedad Histórica de Nuevo Laredo contó que la idea era tener un monumento en el corazón de la ciudad que destacara, eligiéndose la avenida Reforma y calle Sonora en aquel tiempo en los límites de la ciudad.

“El patronato había entregado 12 mil pesos como fondo para la construcción del monumento pero aún faltaba por juntar los 100 mil”, dijo Rios Mayo.

Explicó que el dinero se obtenía de los jefes de manzana y algunas aportaciones escolares y particulares. Nuevo Laredo logró recaudar 43 mil 397.11, con el único fin de tener el magnífico monumento del oaxaqueño.

“Los integrantes del patronato solían reunirse para saber los adelantos que se tenían, ahí estaban además de Juvenal Boone Flores, Juan N. Mancillas, secretario del Patronato, Lorenzo González Saldaña, tesorero del Patronato, Ernesto Garza Pro, José Salinas Quiroga, Héctor González Lugo y Agustín Arriaga Rivera.

En el Patronato estaban los presidentes honorarios, el alcalde Héctor González Lugo y Agustín Arriaga Rivera presidente de la desaparecida Junta Federal de Mejoras Materiales (JFMM).

“Adolfo Ruiz Cortines era el Presidente de México y Horacio Terán Zazoya fungía como Gobernador Constitucional del Estado de Tamaulipas y José López Lira fungía como Secretario de Bienes Nacionales”, manifestó.

Los vocales del patronato integrado por Carlos Aguirre García, José Salinas Quiroga, Raúl Nieto Posadas, María Guadalupe Viuda de González, Ernesto Garza y Ruperto Villarreal y como Presidente de la Comisión de Prensa Heriberto Deándar Amador y el Secretario auxiliar Antonio López Jr.

El 18 de julio de 1956 se llevó a cabo la inauguración con un programa en el que se invitaba a la población en general en punto de las 5:00 de la tarde en la llamada glorieta Juárez con un excelente programa.

“La develación de la estatua en bronce fue en el marco del LXXXIV aniversario de su muerte. La Banda de Música Municipal ejecutó el “Himno a Juárez”, comentó Rios Mayo.

Participó también la Banda de Concierto del Sindicato de Trabajadores de la Música de Nuevo Laredo, bajo la dirección de Enrique Díaz Tena, además del pot-pourri mexicano con arreglo de Orduña Vargas y el vals “Rosas del Sur” de J. Strauss.

“Además del “Himno a Juárez” se entonó el Himno Nacional, se entregaron condecoraciones a los veteranos de la Revolución Mexicana y se colocó una ofrenda floral en el lugar”, explicó.

El monumento tiene una altura de 18 metros en bronce extraído de minas mexicanas, piedra labrada, obra del maestro guanajuatense Juan F. OlaGuibel.

“La cantera fue labrada por los hermanos David y Joaquín Gutiérrez, dos artistas indígenas de Chimalhuacán, Estado de México además de una fuente con plataforma circular y jardín, ahora propiedad municipal”, detalló.

Agregó que utilizaron piedra chiluca, recinto y xalcotan con una altura de 4.50 metros y se encuentra en la glorieta con 100 metros de diámetro en la avenida Guerrero y Carretera Nacional mejorando la imagen urbana de la localidad.

”Esto permitió que cambiara la imagen urbana, permitió el tránsito vehicular hacia el sur y la construcción de lo que hoy es la avenida Reforma con dos kilómetros de longitud por 40 de ancho, esto permitió tener una entrada digna a la ciudad”, finalizó Rios Mayo.

El monumento permanece en pié erguida con la imagen del “Benemérito de las Américas”, en la misma glorieta, uno de los más altos que se conservan en la ciudad, quedando dentro de la mancha urbana.

Fotografía del recuerdo del día de la inauguración del monumento el 18 de julio de 1956.