El Mañana de Nuevo Laredo

2 noviembre, 2020

Adhiere Covid a 600 familias de Nuevo Laredo al dolor y duelo


Médicos, enfermeras, funcionarios, el Covid-19 no reconoce barreras sociales.


El coronavirus ha enlutado a un promedio de tres núcleos familiares a diario, y muchas de las víctimas son médicos y personajes de la ciudad

Por EMMA TREVIÑO


Compartir esta publicación

Este Día de Muertos, más de 600 familias de ambos Laredos honrarán a los seres queridos que el Covid -19 se llevó en 2020, desde personal médico que luchó en la primera línea, hasta ciudadanos en general, algunos parte de la vida pública.

En promedio, a diario mueren tres personas en los dos Laredos por causas atribuibles al coronavirus.

Uno de los primeros en perder la lucha fue Javier Ordóñez, médico anestesiólogo que laboraba en el Hospital General, intubando a los pacientes graves de Covid-19.

Horas después perdió la vida por esta misma causa el anestesiólogo Rafael Benavides, quien laboró por muchos años en el Hospital Civil y fue líder sindical.

TE PUEDE INTERESAR: ‘Encierran’ tumbas una rica historia

Oscar Alvarado Torres, médico general, quien trabajó por muchos años para el Municipio en el área de Alcoholímetros, ex subdirector de la Secundaria Técnica 69, quien prestaba sus servicios en lo particular, pereció y en septiembre su hijo Oscar Alvarado, de 30 años, también doctor, fue contagiado en cumplimiento de su deber.

También murió Hugo René Ortega Vela, quien luchó hasta lo último contra el coronavirus. Con su partida, el Sector Salud perdió a una institución médica que dejó un gran legado entre sus compañeros y las nuevas generaciones.

El galeno fue director de la Cruz Roja y gracias a su intervención y tesón se logró que Nuevo Laredo contara con el primer banco de sangre legalmente autorizado, siendo el parteaguas para que otras instituciones de salud abrieran otros.

Juan Raymundo fue el primer enfermero en perder la vida contra el Covid 19, tiempo después su padre quien también se llamaba, Raymundo, reconocido beisbolista, se contagió en su trabajo, y no pudo vencer esta enfermedad. Meses después, su otro hijo, Pablo, quien era seminarista se enfermó y perdió la vida.

Otro de los grandes soldados contra el virus perdió la batalla: se trata de Eloy Roché, médico reconocido y querido por los neolaredenses, quienes se unieron y se apostaron durante un par de días para darle el último adiós, afuera de su consultorio.

TE PUEDE INTERESAR: Olvidan a ángeles en el cementerio de Nuevo Laredo

Además de un archivista que laboraba en el Hospital General, murieron tres enfermeras, una de ellas, Katty Piña, quien por muchos años trabajó para el Hospital San José y en donde estuvo en la primera línea contra el Covid-19.

Otros de los médicos que cayeron por cumplir con su deber fue el cirujano dentista Oscar Villa, quien fue militante del PAN, regidor, y finalmente ocupó el cargo la Comisión Estatal de Riesgos Sanitarios (Coepris).

Recientemente, Agustín García Arredondo, reconocido periodista que colaboró en varios medios de comunicación, catedrático de la carrera de Ciencias de la Comunicación en la desaparecida Universidad Valle del Bravo Campus Nuevo Laredo y director de Comunicación Social en seis administraciones municipales.

Ocupó tambien cargos de comunicación en el Partido Revolucionario Institucional (PRI), en la Comapa de Nuevo Laredo y en la Jurisdicción Sanitaria y fue delegado del Transporte Público en Nuevo Laredo.


Compartir esta publicación

día de Muertos


Más noticias