El Mañana de Nuevo Laredo

8 enero, 2019

Crean lotería millennial




La "Millenial Lotería" cuenta con 10 tableros y una bolsa con "bitcoins" para jugar

Por El Norte


Compartir esta publicación

Estados Unidos (08 enero 2019).- Hay una magia especial en la Lotería, el tradicional juego de cartas mexicano jugado por generaciones de niños hispanos, hasta muy entrados en la edad adulta. Puede transportarnos a la casa de una abuela en México, a la fiesta de cumpleaños de un primo en Texas, al patio de una niñera en California.

Pero también pueden hacernos pasar vergüenzas.

El año pasado, mientras Mike Alfaro, de origen guatemalteco, organizaba una vieja baraja del juego -notable por sus dibujos de arte folclórico- quedó atónito ante una imagen de “La Dama”.

La carta mostraba a una mujer adinerada con un anticuado traje de falda debajo de la rodilla, cargando flores y una bolsa de mano.

Le pareció simbólico de las opiniones anticuadas sobre género e identidad dentro de la comunidad latina. ¿Cómo se identificaría esta joven mujer hispana en Estados Unidos?

Dio un vistazo a las demás cartas, algunas con trasfondos de racismo y clasismo. ¿Qué hacer con ellas?

Así inició el proceso de reimaginar la lotería para una nueva generación en Estados Unidos, con cartas nuevas y un mensaje para adaptarse mejor a los tiempos.

Echando mano de la nostalgia y el humor, el proyecto de parodia de Alfaro, representado en “spanglish”, despertó interés en las redes sociales.

Ha amasado decenas de miles de fans, suficientes para atraer el interés de una editorial que distribuye una versión completa del juego.

“La Calavera” es ahora “El Gluten”.

“El Paraguas” es “El Safe Space” (el espacio seguro).

“La Campana” es “La Notification”.

Alfaro, de 30 años y que de día es director creativo en una agencia publicitaria, señala sobre cómo surgió la versión del juego y lo que espera lograr. La sesión de preguntas y respuestas ha sido condensada y levemente editada.

P: ¿Cómo se te ocurrió la idea para algo como esto? ¿Comenzó como un gran concepto o hiciste una carta a la vez?

R: Esto fue definitivamente una reacción al cambio en cultura que hemos visto en años recientes.

Estaba dando un vistazo a las cartas y vi “La Dama” y sencillamente parecía tan anticuada, sobre todo cuando se ve el movimiento #MeToo y esta conversación más amplia que se está dando. Pensé: “esa carta sería mucho más genial si esto fuera ‘La Feminist’. Y comencé a ver las otras cartas ahí y me di cuenta, “¡esto también podría ser actualizado!”.

P: Estas cartas tienen una sensibilidad muy específica. Son chistosas y algunas también son políticas. ¿Cuál es el mensaje más amplio en esto?

R: Pienso que necesitamos encontrar una forma de representar a los latinos de un modo más moderno, y quise dar un vistazo a la vida hispana a través de la lente de la generación millennial. Hay cierta tensión en la idea: estamos combatiendo estereotipos hispanos y al mismo tiempo le guiñamos el ojo a los estereotipos de los millennials.

Quería hacer algo que hiciera estas cosas con este pequeño gesto de complicidad, un poco de alegría, con algo de nostalgia. Y realmente ha hecho eco con la gente.

Pienso que la lotería original es un poquito problemática si la ves ahora. Se ven los estereotipos de género, la forma en que algunos personajes femeninos son representados en comparación con los hombres. También se ve reflejado el colorismo, lo cual es cierto en los países latinoamericanos, sin duda. Cuando eres joven, no te das cuenta de eso.

Así que quise hacer una parodia, una sátira de la vieja Lotería, reconociendo los problemas y dándoles un giro.

P: ¿Y para quién dirías que es esta versión? ¿Cómo encaja esto en el universo más amplio de la Lotería, que tiene una historia tan rica que abarca siglos?

R: Cualquiera puede crear su propia versión. Y en ésta, yo quise llevar una versión millennial con un mensaje que fuera expansivo y hablar sobre la cultura latina a una escala más grandiosa. Ésa fue una de las razones por las que hice esto en “spanglish”; yo cambio entre el inglés y el español todo el tiempo y ni siquiera me doy cuenta.

Pero también quiero que los latinos jueguen con gringos. No quiero mantener esto resguardado. Es una tradición tan divertida que tenemos. Incluso si no eres latino, éste es un juego que puedes jugar.

Y también hay mucho conflicto entre generaciones. La generación latina de nuestros padres es tan diferente a los millennials latinos en lo que se refiere a cosas como los derechos LGBT y las normas de género. Pienso que estas cartas brindan una oportunidad de hablar sobre estas nuevas ideas.

P: Dijiste que estas ideas han sido influenciadas por tu trabajo en publicidad. Hay cierta cualidad kitsch en mucho del alcance latino y algo de complacencias absurdas -ya sabes, un sombrero, una piñata. ¿Puedes hablar sobre eso?

R: Este juego es una reacción al hecho de que muchas veces sentí que necesitaba hacer esas complacencias. Se llama “ponerle un poco de guacamole”. Eso es algo que mi director de arte acuñó y que he estado diciendo desde entonces. Cuando los clientes te piden que hagas algo para latinos, quieren que de verdad parezca que es “latino”.

Hay tanta interseccionalidad en la vida millennial hispana. Aquí en Estados Unidos, los latinos están metidos en esta idea de la latinidad, pero somos muy diversos. Y pienso que la gente puede dar un vistazo a estas cartas y verse reflejada ahí.

P: ¿Cómo te involucraste en el trabajo de publicidad, y cuándo te mudaste a Los Ángeles?

R: Crecí en la Ciudad de Guatemala. Mis padres no hablan nada de inglés. Son gente de clase media en Guatemala, que no es como en Estados Unidos, y se esforzaron mucho para poner su propia tienda de decoración de interiores. Así que siempre he estado rodeado de creatividad. Por alguna razón, yo era un niño que quería ser anunciante de grande. Cuando estaba en preparatoria, hice algunas prácticas profesionales en tiendas de publicidad en Guatemala y me di cuenta de que el tipo de publicidad que yo quería hacer sólo podría hacerse en Estados Unidos. Ahí es cuando se tomaron las decisiones.

Me encanta el cine y el entretenimiento así que Los Ángeles parecía un lugar realmente genial para ir. Solía ver la serie Friends y solían transmitirla en inglés en Guatemala, con subtítulos en la parte inferior. Aprendí inglés básicamente al ver televisión e intentar sonar como la televisión. Y convencí a mis padres de que me dejaran ir a estudiar a Estados Unidos; fui a la Universidad Chapman, en el Condado de Orange. Y he estado aquí desde entonces. Llegué a Estados Unidos con una visa de estudiante y luego conseguí una visa de trabajo H1-B después de graduarme.

P: ¿Contemplaste incluir una carta sobre el Presidente y su Administración?

R: Quiero que esto viva más allá de la era Trump. Sencillamente siento que no lo quiero en mi juego. Ya es parte de la vida de mucha gente. Es algo así como, “lo siento, pero no, no puedes estar en este juego”.


Compartir esta publicación

Más noticias