El Mañana

sábado, 20 de julio de 2019

Nuevo Laredo 24 abril, 2019

Crisis del ISSSTE ya tiene 5 años

La escasez de medicamentos cada día es peor y el edificio está en muy malas condiciones y hasta huele mal

Los colchones son viejos y están en mal estado. FOTOS: EMMA TREVIÑO /EL MAÑANA

4200

Por Emma Treviño

Luego del anuncio que se hizo a nivel nacional de que el ISSSTE podría irse en quiebra para julio, personal sanitario y derechohabientes de la Clínica Hospital Agosto 12 en Nuevo Laredo, temen que las carencias de insumos para su atención empeoren.

Y no es para menos, desde hace cinco años, el instituto ha ido en decadencia, pero una de las cosas que más angustia a los derechohabientes es que les dejen de prestar servicio y la entrega de sus tratamiento, ya que casi nunca se cuenta con todo el cuadro básico.

“No hay medicamentos, el médico te da dos cajitas y en farmacia te dan una porque no tienen en existencia, y nos dicen que regresemos en 15 días y cuando vamos nos dicen que vayamos con el médico porque la receta ya está vencida, así nos traen”, expresó Jesús Martinez, maestro jubilado.

Dijo que el ISSSTE está en total decadencia, pero lo más lamentable son las condiciones antihigiénicas pues carece de limpieza y huele mal, convirtiéndose en un gran foco de infección para los pacientes hospitalizados.

Pedro Mendoza, derechohabiente de la institución, dijo que otro de los problemas que enfrenta es la plaga de cucarachas que ya se había denunciado hace más de un año; sin embargo, a los directivos parece no importarles.

Uno de los trabajadores de este hospital, quien pidió no publicar su nombre, comentó que el ISSSTE no cumple con las normas sanitarias, mucho menos con la seguridad de los trabajadores, en un recorrido que se hizo se comprobó el abandono en el que se encuentra el edificio con conexiones eléctricas sin tapa, puertas de las regaderas de los pacientes están quebradas y pegadas con cinta adhesiva, los baños carecen de papel sanitario, papeleras y no cuentan con tapas.

Además las ventanas están sucias y carecen de cortinas, las camas algunas no cuentan con colchones y las que tienen están en pésimas condiciones, rotos y con malos olores (orines). Aun y cuando se dijo que ya les habían llegado los colchones, éstos siguen siendo los mismos.

En la central de enfermeras se cuenta con archiveros viejos sin cajones y oxidados, con botes de basura sin las bolsas correspondientes para el desecho de sus productos.

“En los baños se fuga agua y hay goteras en los lavamanos, para evitar que el agua que se sale entre a la vieja tubería, ponen las bacinicas de los pacientes y así se las dan para que las usen”, reveló otro de los trabajadores.
Comentó que un administrativo del ISSSTE tiene en su casa material que han mandado para el instituto como: lámparas para los pasillo y chapas para las puertas, mientras que los cuartos no tienen cerrojo, sino un alambre para que no se abran, pero nadie hace nada.

“Eso todos los sabemos, es un secreto a voces, pero no podemos hablar porque toman represalias”, dijo.

Además, hay lugares en donde se observa sangre, paredes sin sus muros y cuarteaduras que no deberían de existir, ya que esto puede desencadenar enfermedades y poner en riesgo la salud del paciente, sobre todo de los hospitalizados.