El Mañana

domingo, 20 de octubre de 2019

Global 20 junio, 2019

Critican la retórica de Trump con migrantes

Es ‘perjudicial’ describir a las personas sin papeles y refugiados como amenazas para el empleo y la seguridad, señala ACNUR en informe anual

Agencias

4200

Por Agencia Reforma

GINEBRA, SUIZA.- El Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR) señaló que es “perjudicial” describir a los migrantes y refugiados como amenazas para el empleo y la seguridad en los países receptores.

En su informe anual “Global Trends”, el ACNUR incluye el número de refugiados, solicitantes de asilo y desplazados internos en todo el mundo hasta finales del 2018.

En la presentación del documento, el Alto Comisionado, Filippo Grandi, destacó que Washington sigue siendo el mayor donante individual del organismo; sin embargo, EU criticó la retórica del presidente Donald Trump y la de otros líderes mundiales sobre los señalamientos contra los migrantes, siendo que muchos de ellos huyen de la inseguridad y peligro.

“En Estados Unidos, igual que en Europa y en otras partes del mundo, estamos siendo testigos de una identificación de los refugiados -pero no solo de los refugiados, también de los migrantes- con gente que viene a quitarnos el trabajo y amenazar nuestra seguridad, nuestros valores.

script type="text/javascript" src="https://www5.smartadserver.com/ac?pgid=592805&insid=9016971&tmstp=[timestamp]&out=js&clcturl=[countgoEncoded]">

“Y quiero decirle al gobierno de Estados Unidos, al presidente, pero también a los líderes de todo el mundo: esto es perjudicial”, apuntó Grandi.
También detectó deficiencias administrativas que hicieron que las solicitudes de asilo en el país se convirtiera en la más alta del mundo, con cerca de 719 mil, cuando el año pasado se presentaron más de 250 mil pedidos.

Aquellos migrantes que salen de Honduras, Guatemala y El Salvador con rumbo a EU a través de México enfrentaron la violencia de las pandillas y sufrieron por “la incapacidad de esos gobiernos de proteger a sus propios ciudadanos”, agregó.

El reporte de ACNUR destacó que, de lejos, los países en desarrollo son los que más refugiados acogen. Las cifras supusieron el séptimo año consecutivo con un aumento en el número de desplazados.

Las guerras, la persecución y otras formas de violencia dejaron un récord de 71 millones de desplazados en todo el mundo el año pasado, según el reporte.

Esto supone un incremento de más de 2 millones de personas con respecto al año anterior y el total equivale a los habitantes del vigésimo país más poblado del mundo.

Las cifras, que se dieron a conocer en la víspera del Día Mundial de los Refugiados que se conmemora hoy, avivarán el debate en la interconexión del derecho internacional, los derechos humanos y la política nacional.

Según el ACNUR, 70.8 millones de personas se vieron obligados a dejar sus casas hasta finales del año pasado, desde las alrededor de 68.5 millones del 2017, y casi un 65 por ciento más que hace una década. De ellos, más de 41 millones de personas estaban desplazados dentro de su propia nación.

El fenómeno está creciendo tanto en tamaño como en duración. Alrededor de cuatro quintas partes de las “situaciones de desplazamiento” han durado más de cinco años. Tras ocho años de guerra en Siria, por ejemplo, su población siguen siendo la mayor entre personas desplazadas, con alrededor de 13 millones.

Ante una inflación desorbitada y la inestabilidad política en el país, los venezolanos constituyeron por primera vez el mayor número de nuevos solicitantes de asilo en el 2018, con más de 340 mil. Los solicitantes de asilo tienen protección internacional mientras esperan la resolución de su estatus de refugiado.

ACNUR señaló que estas cifras son “conservadoras” y que Venezuela enmascara una posible tendencia más a largo plazo.

Se sabe que alrededor de 4 millones de personas se marcharon de la nación sudamericana en los últimos años.