El Mañana de Nuevo Laredo

4 abril, 2020

¿Cuál es el impacto de la epidemia de coronavirus en personas con diabetes?


Enfermedades crónicas como la diabetes pueden agravar los casos de Coronavirus
Enfermedades crónicas como la diabetes pueden agravar los casos de Coronavirus


Víctimas mortales en los dos Laredos por COVID-19 se agravaron por la presencia de otras enfermedades crónicas

Por Francisco Díaz / EL MAÑANA / Consalud.com


Compartir esta publicación

Las autoridades de salud en Laredo reportaron la tarde de este sábado la sexta muerte de COVID-19 en la ciudad, mientras que en la ciudad de Nuevo Laredo ya se dio el primer deceso. Todo en menos de una semana.

El común denominador en las muertes ha sido la presencia de enfermedades crónicas como la diabetes es lo que ha complicado los cuadros clínicos provocados por el COVID-19.

Todas las personas fallecidas por el COVID-19 tenían el antecedente de ser enfermos crónicos de diabetes, hipertensión y de otras condiciones.

La presencia de diabetes

“La diabetes por sí misma no es un factor de riesgo para contraer la infección por coronavirus”, afirman especialistas médicos.

Explica que la distribución por edades de la tasa de letalidad de la infección indica que el riesgo es muy bajo hasta los 50 años, incrementándose progresivamente hasta llegar a casi un 15% en los mayores de 80 años, con una media del 7% entre los mayores de 50 años. Especialmente si las personas presentan factores de riesgo asociados como enfermedades crónicas pulmonares o una diabetes mal controlada.

Podría interesarte: Covid-19: Registran un nuevo caso cada 20 minutos en Laredo Texas

Ello implica, a juicio del Dr. López Alba, médico especialista, “la necesidad de que las personas con diabetes mantengan el mejor control metabólico posible, para estar preparados ante un posible episodio infeccioso, por este virus o por cualquier otro, con los que a diario convivimos”.

Seguir las recomendaciones básicas es primordial

Con todo, el mensaje principal es de tranquilidad, calma y aplicar el sentido común. “No debemos alarmarnos ni estar asustados”, indica la Dra. Anna Novials, médico endocrinóloga, ya que “el ser humano se ha enfrentado a epidemias en el pasado y lo seguirá haciendo en el futuro”. Cree que “la mejor actitud consistiría en seguir las recomendaciones de las autoridades sanitarias, especialmente las medidas de higiene de manos, intentar evitar los viajes a áreas con gran número de personas infectadas, y mantener una alimentación y estilos de vida saludables para, en caso de vernos afectados, poder superar sin problemas la infección”.

“La prevención, la información y la correcta gestión racional, basada en el conocimiento científico, son las mejores herramientas para evitar el pánico que, desde tiempos inmemoriales, las epidemias provocan en el ser humano”, aseguró


Compartir esta publicación

Más noticias