El Mañana

martes, 18 de junio de 2019

Nuevo Laredo 10 junio, 2019

Cuando se le pierde respeto a la historia

Las figuras de héroes que lucharon por nuestro país tienen poco o nada de mantenimiento y la reubicación constante es común en Nuevo Laredo

MONUMENTOS AYER Y HOY. Por Sandra Jasso. Fotos. “Hay muchos desequilibrios en cuanto a la concepción de la historia y el reconocimiento a la heroicidad nacional, se da esa desvalorización y hay compensaciones descompensaciones, a veces quien lleva el poder se olvida de sentidos cívicos elementales, cambian los monumentos a capricho”, señaló Heriberto Galván Franco. El Licenciado en Filosofía dijo que en años anteriores fueron reubicados algunos de ellos como el de Vicente Guerrero que se encontraba en una glorieta en la Avenida Guerrero y Héroe de Nacataz en la década de los setentas para dar mayor espacio al flujo vehicular. Este fue colocado en la orilla de la explanada Esteban Baca Calderón de frente al poniente en la misma avenida, luego de varias décadas fue reubicado en el 2014 en el mismo crucero con vista al oriente. “Hoy en día los monumentos reciben agravios, no se respetan y algunos son demolidos como el de la Paloma de la Paz del arquitecto Florentino Medina que hizo en enero de 1997 y ahora está el Chichicuilote vengador en Paseo Colón y Ruíz Cortínes este 2019”, dijo. Agregó que quitan y ponen donde quieren y cuando quieren, con nombres incompletos, sin placas o datos del héroe que a insistencia de algunos ciudadano donde se incluye, se han colocado. “El monumento al General Emiliano zapata ni siquiera tiene el nombre completo donde está en la entrada de la colonia Lomas del Río como si fuera un monumento de tercera y también fue removido, antes se encontraba en el exterior de la biblioteca que lleva su nombre en Eva Sámano y Doctor Mier”, indicó el ex catedrático de historia y filosofía de algunas escuelas de la ciudad. Otro monumento que ha sido removido por tres ocasiones es el del libertador venezolano Simón Bolívar, que fuera donado por el gobierno venezolano décadas anteriores al gobierno mexicano, se instaló en la ciudad de México, después se designó a esta localidad en avenida Reforma y Concordia. En febrero 15 de 1916 fue reubicado por terc

4200

Por Sandra Jasso

“Hay muchos desequilibrios en cuanto a la concepción de la historia y el reconocimiento a la heroicidad nacional, se da esa desvalorización, hay compensaciones, descompensaciones, a veces quien lleva el poder se olvida de sentidos cívicos elementales, cambian los monumentos a capricho”, se quejó Heriberto Galván Franco, defensor urbano y catedrático de historia y filosofía.

Explicó que en años anteriores fueron reubicados algunos monumentos como el de Vicente Guerrero, que se encontraba en una glorieta en la Avenida Guerrero y Héroe de Nacataz en la década de los setentas para dar mayor espacio al flujo vehicular.

El monumento fue colocado en la orilla de la explanada Esteban Baca Calderón de frente al poniente en la misma avenida. Luego, en 2014, fue reubicado en el mismo crucero pero sobre la banqueta y del lado poniente.
“Hoy en día los monumentos sufren agravios, no se respetan y algunos son demolidos, como el de la Paloma de la Paz del arquitecto Florentino Medina que hizo en enero de 1997 y ahora está el ‘Chichicuilote Vengador’ en Paseo Colón y Ruiz Cortines”, se quejó.

Agregó que quitan y ponen donde quieren y cuando quieren, con nombres incompletos, sin placas o datos del héroe.

“El monumento al General Emiliano Zapata ni siquiera tiene el nombre completo. Está en la entrada de la colonia Lomas del Río como si fuera un monumento de tercera y también fue removido, antes se encontraba en el exterior de la biblioteca que lleva su nombre en Eva Sámano y Doctor Mier”, indicó Galván Franco.

Otro monumento que ha sido removido por tres ocasiones es el del libertador venezolano Simón Bolívar, que fue donado por el gobierno de Venezuela décadas atrás al de México. Se instaló en la Ciudad de México, después se designó a esta localidad y acabó en avenida Reforma y Emiliano Zapata.

En febrero 15 de 2016 fue reubicado por tercera ocasión a donde permanece en la actualidad, en una plaza que lleva su nombre en la colonia Juárez, en Simón Bolívar entre Donato Guerra y Narciso Mendoza.

El monumento a los migrantes que ocupó un espacio en el parque José María Morelos y Pavón a un costado del corredor norte frente a lo que fueran oficinas de la aduana, fue retirado y ahora se encuentra en el bulevar Luis Donaldo Colosio a pocos metros del Puente Internacional Juárez-Lincoln.

El Héroe de la Independencia Nacional, Miguel Hidalgo, tampoco quedó fijo en su lugar original en la plaza que lleva su nombre. Antes de frente a la calle González, fue removido y ahora está en la avenida Guerrero de frente al poniente con un nuevo pedestal.

“Los monumentos se mueven a capricho del que se sienta en la silla. Es una falta de decisión cívica y soberbia del poder, al no poner atención a este y otros monumentos de héroes nacionales que se encuentran en la localidad, porque además algunos están en completo descuido”, destacó.

El monumento a José María Morelos y Pavón, que se encuentra en el parque que lleva su nombre en Bravo y Lerdo de Tejada, fue construido por la Junta Federal de Mejoras Materiales en octubre de 1957 y es uno de los más grandes en bronce de tres metros y realizada por el escultor J.F.M Urbina, por expansión a la garita del Puente Internacional 2, también fue removido en 2017.

Este monumento se encontraba instalado con vista al poniente, se le restó espacio y ahora el llamado Siervo de la Nación se encuentra en la acera norte con vista al sur.

Peor fue cuando la colonia Madero se quedó sin el monumento del coahuilense Francisco I. Madero que se encontraba en el crucero de Paseo Colón y Avenida Degollado, luego de ser víctima del vandalismo. Sólo quedaron por años el pedestal y la placa conmemorativa.

Se construyó uno nuevo en el 2010 en el marco del centenario de la Revolución Mexicana en General Francisco Murguía y Perú en la entrada de la colonia J. Longoria.

Un monumento icónico de nuestra ciudad realizado por el artista Oliverio Martínez, a los fundadores de Nuevo Laredo construido en 1958, fue reubicado en noviembre de 2014 frente a la presidencia municipal en Avenida Guerrero entre Héroe de Nacataz y General Maclovio Herrera.

“Nuestros héroes se valoran y se desvaloran. Los monumentos representan a la patria, nos identifica como mexicanos dentro y fuera del país, se cometen agravios con ellos, como no hablan se actúan sin consideración, hoy existe solo el registro en imágenes”, finalizó Galván Franco.

MONUMENTOS AYER Y HOY.
Por Sandra Jasso. Fotos.
“Hay muchos desequilibrios en cuanto a la concepción de la historia y el reconocimiento a la heroicidad nacional, se da esa desvalorización y hay compensaciones descompensaciones, a veces quien lleva el poder se olvida de sentidos cívicos elementales, cambian los monumentos a capricho”, señaló Heriberto Galván Franco.
El Licenciado en Filosofía dijo que en años anteriores fueron reubicados algunos de ellos como el de Vicente Guerrero que se encontraba en una glorieta en la Avenida Guerrero y Héroe de Nacataz en la década de los setentas para dar mayor espacio al flujo vehicular.
Este fue colocado en la orilla de la explanada Esteban Baca Calderón de frente al poniente en la misma avenida, luego de varias décadas fue reubicado en el 2014 en el mismo crucero con vista al oriente.
“Hoy en día los monumentos reciben agravios, no se respetan y algunos son demolidos como el de la Paloma de la Paz del arquitecto Florentino Medina que hizo en enero de 1997 y ahora está el Chichicuilote vengador en Paseo Colón y Ruíz Cortínes este 2019”, dijo.
Agregó que quitan y ponen donde quieren y cuando quieren, con nombres incompletos, sin placas o datos del héroe que a insistencia de algunos ciudadano donde se incluye, se han colocado.
“El monumento al General Emiliano zapata ni siquiera tiene el nombre completo donde está en la entrada de la colonia Lomas del Río como si fuera un monumento de tercera y también fue removido, antes se encontraba en el exterior de la biblioteca que lleva su nombre en Eva Sámano y Doctor Mier”, indicó el ex catedrático de historia y filosofía de algunas escuelas de la ciudad.
Otro monumento que ha sido removido por tres ocasiones es el del libertador venezolano Simón Bolívar, que fuera donado por el gobierno venezolano décadas anteriores al gobierno mexicano, se instaló en la ciudad de México, después se designó a esta localidad en avenida Reforma y Concordia.
En febrero 15 de 1916 fue reubicado por terc