tradición mexicana

Los tamales verdes y rojos que no fallan

En la mesa no pueden faltar los tamales. 
viernes, 31 de diciembre de 2021 · 10:00

En estas fechas de celebración, los tamales representan una de las comidas más tradicionales para conmemorar Año Nuevo y aunque típicamente se encuentran en las mesas de los hogares neolaredenses, pocas veces se habla de la riqueza gastronómica que representan al ser parte de una tradición prehispánica. 

“Siendo la materia prima del tamal el maíz, ya sea seco o tierno, la ingesta de tamales recorre toda la geografía mexicana, por lo que encontramos una gran variedad de diferentes tipos de tamales según el mapa gastronómico por la confección de los mismos”, comentó el historiador neolaredense Rafael García. 

Están los oaxaqueños que contempla una gran variedad, en Yucatán se encuentra una variedad de hoja de plátano pero de un tamaño pequeño, además en occidente se acostumbraban los tamales barbudos pues se rellenaban de camarón y de Michoacán se destaca la corunda con forma triangular, por mencionar solo algunos. 

“Existen en todas partes de México los tamales, en el norte muy poco porque la conquista de los mexicas no se dio hacia al norte sino hacia el sureste, de tal manera que de origen el pueblo mexica en sus conquistas llevaron consigo el tamal como gastronomía propia”, explicó el también abogado. 

Es así como el tamal que mayormente se consume en la ciudad, coloquialmente conocido como tamal norteño, envuelto tradicionalmente en hoja de maíz tiene un origen mesoamericano, que incluyen además costumbres y rituales muy alejadas a la actual realidad.

“Acá en el norte fue por la poca influencia que se tuvo, sin embargo, acá entre los pueblos originales que eran pueblos nómadas, tenían la práctica de comerse a los enemigos que caían y a esos grupos indígenas que consideraban contrarios por no hablar el mismo lenguaje”. 

“Acababan cocinándolos y hacían el mextitamale, era el mezquite, lo trituraban y eso lo agregaban a la carne humana y lo ingerían en una fogata a la que alrededor de ella hacían una ceremonia, no conocían deidad alguna”, relató el historiador. 

La conjunción de diversas tradiciones y la evangelización posterior a la conquista, situaron en México a los tamales como un alimento típico de celebración, incluyendo además que el maíz, su ingrediente principal es parte de la dieta principal de la población. 
García destacó que este platillo, en esta frontera era consumido solo en fiestas religiosas
 

Otras Noticias