Poesía

Se inspiran con 'Remansos de Inspiración II' de María Luisa Brizuela

Artistas y gestores culturales aprecian la obra poética de la autora María Luisa Brizuela Márquez de Vidales
lunes, 10 de mayo de 2021 · 14:00

En este día cuando se celebra al amor más puro, el de la madre, es digno recordar a una dama que por décadas ha inspirado a generaciones con sus escritos y poemas, María Luisa Brizuela Márquez de Vidales y su más reciente libro “Remansos de Inspiración II”.

Este libro contiene una exquisita selección de sus piezas poéticas, la cual fue disfrutada por varias figuras del ámbito artístico y cultural de ambos Laredos, quienes hoy comparten sus impresiones de esta obra.

Noel Flores García

El trabajo literario de “Remansos de Inspiración” me parece excelente, así en su forma, como en su esencia. Y me refiero al libro como tal, como pieza material, que desde ver su portada me produjo una familiaridad por sus flores de buganvilia, que como dice la autora, son flores que volteas a ver, y en realidad no pasan desapercibidas. Eso pasa con el poema, que nos llama la atención y nos entrega mucho en cortas palabras, reflexiones, como mariposas, flores, luces, devoción. Desde el primer poema que leí, me remontó a los años de mi niñez, por el estilo, de los libros religiosos y de poesía del romanticismo, que mi madre integraba en la biblioteca de casa, así como también esa prosa poética de autores serenos, inspirados, que fueron impactando vidas a través de la palabra, la metáfora, la anécdota, el cuento, las ideas y reflexiones dignas de escribirse, para entregarse al mundo como un acto de amor y de paz, como lo es cada palabra que nos entrega María Luisa Brizuela Márquez de Vidales, de profunda fe y genialidad, a quien admiro por ser y por hacer, con la voz de su alma, el arte de comunicarnos su creatividad en el buen decir, en la palabra moral, la palabra del bien, la enseñanza y el pregón del amor por el prójimo, por la vida, por Dios, como máximo sentido de la existencia. 

El buen arte de la palabra es luz que rompe las tinieblas, libra del miedo, encuentra consuelo en el dolor, misericordia en el hecho, piedad y perdón por todo ser humano. Amar a todos, perdonar, pero hacer el bien al desvalido como acto de misericordia, es uno de los consejos que me llevo profundamente, así como el vivir con fe, sobre todo en estos tiempos, donde la marea es alta y ante el miedo y la duda cualquier barco sin timón se hace astillas azotado en las rocas. Mariposas policromáticas, flores fulgurosas, mares en calma.

Es un gusto tener este libro en mis manos, tener en esta ciudad una producción literaria positiva, inspiradora y agradezco profundamente a la autora dar libertad a las letras y las palabras y que han llegado a mis manos para darme tantas cosas, que me recuerdan mucho a mi madre, a mi infancia, que me hace creer más en ese trascender de nuestra espiritualidad, que me recuerda que el trabajo por el bien humano es mucho y que ligados al Creador desde raíz podemos dar ese fruto que tanta falta hace, como acto de humanidad, de paz, de amor, de misericordia. Que me hace recordar que todos somos creativos de realidades y que el arte que ponemos en nuestra inspiración puede tocar el alma, que con esos dones se pueden combatir las sombras en las que en ocasiones navegan muchas barcas. 

Son esos poemas, los que también pueden tomarse para declamar en nuestra sala una tarde cualquiera en alto y en silencio y sazonar nuestros momentos. Un orgullo para la ciudad, con la sensibilidad de una expresión que se agradece. Un testimonio de vida. Una forma de expresar el alma.

Neftalí González

Como todo poeta, en este caso poetisa, alcanza la plenitud cuando desarrolla cierto grado de conciencia, y el poema “La Realidad” de María Luisa Brizuela Márquez de Vidales se observa la conciencia social. Poema que nos dice lo que todo mundo conoce: que Estados Unidos no es el paraíso “prometido”, que desde el mismo instante que el inmigrante ejecuta el primer paso, desde su lugar de origen, es un paso que le va restando vida, que le va sumando muerte en el camino, es un paso que empieza arriesgando su vida.Una vez que traspasa el muro de agua o del desierto se enfrenta al racismo, el riesgo de ir a prisión y ser deportado, o en casos extremos a la ejecución por delitos cometidos o inventados. 

Una vez en el “paraíso” anhelado, se da cuenta que no es como lo soñó o se lo pintaron. País donde se esgrime la “democracia” pero no en su propio territorio, ni mucho menos con los inmigrantes ilegales. No sólo hay denuncia hacia el país del “sueño americano” sino también, del país propio donde señala a los gobernantes a manejar mejor los bienes de la nación para que a todos llegue en proporción justa y equitativa. 

Para finalizar, la poeta resume en las dos últimas estrofas un humanismo que todos quisiéramos tener, aplicarlo en todos los ámbitos de nuestra sociedad y aboga por un nacionalismo para no “mendigar nada” a otras naciones.

Felipe Flores Montemayor

Hemos vivido momentos muy difíciles en esta pandemia y uno espera que la gente tomara conciencia y fueran mejores seres humanos. Este libro es un remanso de paz. De una mujer que ha dedicado su vida a Dios y a su familia. Es verdaderamente refrescante y lleno de espiritualidad.

Hubo un poema titulado “Al final de cuentas” que realmente vemos lo que hoy vivimos donde el hombre hace la guerra hacia los mismos seres humanos. Enfrentándose unos a otros sin ningún temor de Dios. Hoy se requiere de más amor en la humanidad y no se dejen llevar por intereses mezquinos o por querer destruir a sus hermanos por llegar sin importar los medios.

El amor a Dios como nos dice este libro es la llave que te abrirá todas las puertas. Más personas deberían leer este poemario y explorar ese inmenso amor a Dios y a la humanidad. Hay que vivir en paz y no en guerra con los seres humanos. Y siempre dispuestos ayudar a quien más lo requiere. 

Una escritura fluida y llena de paz. Un remanso para el alma. Felicidades y que esa pluma siga dándonos esos mensajes de amor por Dios y por la humanidad que está al borde del precipicio. Hay esperanza para un futuro mejor si todos ponemos un granito de arena. 

Hoy más que nunca requerimos de un verdadero cambio en todo el mundo. Son momentos de reflexión y pensar todo lo mal que hemos tratado a nuestros hermanos y a nuestro mundo. Hay que cambiar y no dividir a la humanidad. Momentos de llevar amor y no guerra. Este libro nos lleva por ese camino de Dios que a final de cuentas todos lo buscan en tiempos difíciles, pero hay que estar con él a diario.

Vida sólo hay una, pero la vida eterna viene de la mano de Dios. Muchas felicidades nuevamente por darme la oportunidad de leer este hermoso regalo de Dios por las manos brillantes de María Luisa Brizuela Márquez de Vidales.

Angélica Chapa

Cada vez me sorprendo sobre su capacidad y amor incondicional al prójimo, a su familia y amor propio porque sin esos dones no tendría esos talentos y armonía con Dios.

Un ejemplo de mujer que ha disfrutado al máximo su talento, si nosotras como mujeres tomáramos su sabiduría, dotes, sensibilidad, habría más bienestar y satisfacción plena como mujeres. No nos cuesta tanto el aprender para construir un mundo mejor.

Me llamó mucho la atención el poema del libro mencionado “Remansos de inspiración II” en la página 31 que se llama el poema que dice “Desaire”.

¿Cuántas veces no nos ha pasado algo similar? Tomemos en cuenta que si creemos firmemente que damos con amor, recibimos con humildad y cuando cocinas algo para alimentar a la familia o amigos esta es una oración.

Pili González de Cantú

Para mí, leer el poemario “Remansos de inspiración II”, de la escritora María Luisa Brizuela Márquez de Vidales, es como meterse en una apacible y cristalina laguna, y refrescarse el alma a través de su poesía, es como un tranquilo paseo en donde se disfruta el entorno; nos lleva de la mano resaltando los valores morales y espirituales, desde sus cálidas palabras al describir amorosamente a su familia; con la frescura que la acompaña por la vida y la creación; el afecto a todo lo que le rodea; su filosofía de llevar el dolor y la conciencia; esa chispa en sus emociones que nos saca una sonrisa; el clamor ante las aflicciones; el amor inmenso y su gran devoción a Dios y a nuestra amantísima Madre María.

Sumergirme entre las exquisitas letras de su literatura en prosa y en sus rítmicos versos, nos muestra con gran nitidez imágenes que a través de la lectura nos hace añorar esos tiempos aciagos y extrañar a la familia, a las buenas amistades. Resalta la gracia y la dignidad de la mujer, el amor y amparo de una madre, agradeciendo siempre a la vida y a Dios por todo lo que le han prestado, por lo que han atravesado, y sobre todo que nos hace sentir que, de alguna manera, formamos parte de sus letras, así como también nos muestra la excelsa calidad humana.

Antonieta Salinas

La escritora María Luisa Brizuela Márquez de Vidales, es un ser humano que te invita a disfrutar a Dios en todas sus formas, enaltece a su madre y padre de una manera extraordinaria. Duele cuando los padres dejan el planeta terrenal y viajan al reino celestial. En mi caso, gracias a Dios ambos viven, pero, me recordó a mi abuelita que en paz descanse, ella era la que nos cuidaba, jugaba con nosotros y nos alimentaba, ya que nuestros padres trabajaron y nos dejaron al cuidado de nuestra abuelita.
Hago mención su poema “Reunión familiar”, todos disfrutamos de esas reuniones familiares donde ninguno faltaba, pero, tristemente siempre sucede que cuando se va el pilar de la familia se acaban las reuniones, ya que todos se van por distintos caminos y desgraciadamente se vuelven a juntar en el fallecimiento de otro ser querido.
María Luisa Brizuela Márquez de Vidales es una mujer entregada a Dios y su familia, siempre encuentra amor a todo lo que hace. Es un placer para mí conocer a tan exquisito ser humano y escritora a través de su libro. Gracias por tanto y tanto amor a la vida.

Reina Chávez

Todo poeta tiene tinta que brota del corazón, “Remansos de inspiración II” de la escritora María Luisa Brizuela Márquez de Vidales, con una sutileza de prosa poética nos hace recorrer su visión como tal lo describe y coincido en su sentir; nos plasma en cada poesía el amor, el valor de la familia, la amistad y la fe en Dios, que nos conecta de una manera amena como estar contigo mismo o con un buen amigo.

“Repique de campanas”, fue un poema que en estos tiempos difíciles nos llega abrazar al leerlo.

Gracias por plasmar tan bonitos poemas en “Remansos de Inspiración II".