El Mañana

martes, 19 de febrero de 2019

Estado 14 enero, 2019

Dan 47 años a esposo de española por feminicidio

Los tres Jueces de Control por unanimidad lo condenaron al acusado a pagar una suma de 471 mil 296 pesos por reparación de daños

4200

Por Anónimo

Cd. Victoria, México (14 enero 2019).- Un Tribunal de Enjuiciamiento de Tamaulipas dictó hoy una pena de 47 años de cárcel a Jorge Fernández González tras ser encontrado culpable del homicidio calificado de su esposa, la española María del Pilar Garrido Santamans, suscitado en el 2017.

En audiencia de individualización de sanciones de la carpeta procesal 152/2017, los tres Jueces de Control por unanimidad lo condenaron al acusado a pagar una suma de 471 mil 296 pesos por reparación de daños.

La Fiscalía que lleva el caso había solicitado al Tribunal de Enjuiciamiento la pena máxima de 50 años que contempla la ley local por el delito de feminicidio contra el cónyuge de la extranjera.

El presidente del Jurado, un Juez de Control, precisó que la pena de los 47 años de prisión corren a partir del pasado 29 de agosto del 2017, cuando se registró la detención.

Asimismo, se fijó como fecha el próximo miércoles para llevar a cabo la audiencia de explicación de sentencia.

Fernández fue encontrado culpable el pasado jueves del crimen de su esposa, luego de que el pasado 2 de julio de 2017 reportó el secuestro de la española cuando provenían de un paseo de la playa de la Pesca, Soto La Marina.

Esa ocasión relató ante la autoridad que los habían interceptado en un tramo de la carretera Villa de Casas hacia Ciudad Victoria, donde dos sujetos se bajaron de un vehículo tipo Volkswagen, pretendían llevarse sus pertenencias, pero al percatarse de que en el asiento trasero viajaba María del Pilar y su hijo menor de edad, decidieron plagiarla a ella.

Después, el cuerpo fue encontrado a la altura del kilómetro 55 de la citada vía, y luego de estudios forenses se confirmó que los restos correspondían a la cónyuge, quien había muerto por asfixia mecánica, de acuerdo a estudios y autopsias médicas.

El Tribunal de Enjuiciamiento decreto la perdida de sus derechos hereditarios y de la patria potestad del hijo de la pareja, quien se encuentra en resguardo con los abuelos maternos del matrimonio.

Ambos se conocieron en Barcelona, después de casaron en España y desde hace años radicaban en esta capital, de donde es originario el acusado.

El Tribunal de Enjuiciamiento al dictar sentencia señaló que Jorge Fernández González, de 34 años, el 17 de agosto de 1983, lo declaró delincuente primario, por lo que no dictó pena máxima.

No obstante, señaló que dentro de los motivos del crimen fueron los de causar daño físico a la esposa, así como su posterior muerte.

El crimen de la española, dijo el Tribunal, lo llevó a cabo con premeditación y en despoblado para dificultar la localización de la víctima.

Tras un golpe en la cabeza contra la víctima, detalló el Juez de Control, el cuerpo cayó inerte y posteriormente el esposo, de profesión Criminólogo, procedió al estrangulamiento oprimiendo el hueso hioides.

“Aprovechó su superioridad física, y abandonó a su suerte a la víctima, si estuvo más o menos planeado (el crimen)”, señaló el Juez.

La defensa de Jorge rechazó la sentencia y anunció que apelaría a instancias superiores para revertir la pena de 47 años de prisión por feminicidio contra su cliente.

“Rechazamos que se le dé ese trato de feminicidio, son hipótesis normativas distintas a las que rigen un caso”, dijo un abogado del equipo que integra la defensa.

“Se le pretende condenar a partir de la premisa de derecho penal de actor y no de acto”.

“No se puede juzgar ni condenar por analogía como así ocurrió, y ante ausencia de pruebas materiales para establecer las penas de individualización”, agregó su defensor.

Tengo hambre y sed de justicia de Dios.- Jorge

Jorge Fernández González, en su participación y en su defensa, sólo señaló que tiene hambre y sed de justicia del cielo.

“Tengo hambre y sed de justicia, pero no de la justicia de este mundo, sino de la justicia que viene de los cielos”, indicó.

“Del amor que viene de Dios y ese amor nadie me lo puede quitar”.

A su arribo a la sala “C”, del Centro Integral de Justicia (CIJ) lo hizo custodiado por elementos estatales y enfundado en jeans y camisa casual de cuadros negros y blancos.

Durante la audiencia estuvo tranquilo, escuchó al Tribunal y mantuvo un diálogo con sus abogados, la pena de los 47 años de prisión no angustiaron su rostro.

Los padres Jorge Fernández Villarreal y Adriana González, como en todo el proceso, acudieron a la audiencia y permanecieron en la sala, así como otros de sus familiares.