El Mañana

jueves, 25 de abril de 2019

30 marzo, 2019

Dejan sin medicinas a enfermos del riñón

Hace 10 días que los pacientes no las reciben y hay riesgo que su organismo rechace el órgano que les fue trasplantado; comprarlo por fuera es muy caro

Rubí Medina, Paciente del IMSS

4200

Por Emma Treviño

Los pacientes que recibieron un riñón en Nuevo Laredo se quedaron sin medicamentos desde hace 10 días, y se teme que su cuerpo rechace el órgano por el que esperaron hasta 10 años.

Rubí Medina, de 33 años, es una de las más de 40 personas afectadas a las que desde hace 10 días no se les entrega medicamento en el IMSS, la única manera de conseguirlo es comprándolo, pero por ser un medicamento especializado, hay que esperar hasta una semana para que se los entreguen.

La vulnerabilidad de que su trasplante sea rechazado por la falta de este medicamento, aumenta conforme pasen los días y en el Seguro Social no le dan respuesta, pues se suponía que debía de haber llegado desde el jueves.

“En lo particular cuesta 6 mil pesos y sólo es sobre pedido, aquí no lo tienen físicamente. En el IMSS sólo nos traen a puras vueltas, yo tuve que conseguirlo en Monterrey y sólo lo encontré en una farmacia, es difícil conseguirlo”, expresó Rubí.

Destacó que este medicamento es vital para que sus riñones funcionen, ella toma cuatro pastillas al día y no tenerlo es prácticamente una sentencia de muerte, pues su organismo puede rechazar el órgano y volver a la lista de espera.

“Para un tercer trasplante es prácticamente imposible, es más riesgoso y más complicado conseguir un donador.

“Los médicos saben que no podemos estar sin estos medicamentos, no es justo que no nos lleguen, y cuando hay son unas cuantas cajas”, añadió Rubí.

Como ella, Carlo, quien esperó ocho años para conseguir un órgano, dijo que es un riesgo muy alto para la salud el no tomarse estos medicamentos y la única respuesta de la coordinadora es que ya se pidieron los medicamentos, pero no llegan.

“Estamos desesperados, de no recibirlo a la brevedad corremos el riesgo de que nuestro órgano deje de funcionar, de por sí no hay donantes y con estas condiciones en el IMSS que por falta de medicamento su órgano deje de funcionar, es prácticamente la muerte, tal como les han pasado a muchos de sus compañeros”, expresó.