El Mañana

jueves, 27 de junio de 2019

Nuevo Laredo 30 mayo, 2019

Denuncian Médicos sin Fronteras ‘crisis humanitaria en Nuevo Laredo’

Los migrantes huyen de sus países por la violencia, pero se encuentran atrapados en albergues a lo largo de la frontera

Processed with Focos

4200

Por Daniel Rosas

La organización humanitaria de ayuda internacional Médicos sin Fronteras, lanzó una alerta por la situación de miles de migrantes atrapados en la frontera con México, como el caso de Nuevo Laredo.
“En este momento, miles de migrantes y solicitantes de asilo viven en refugios y calles de ciudades fronterizas, como Reynosa, Mexicali y Nuevo Laredo, expuestos a los altos índices de violencia que caracterizan a estas zonas”, difundieron ayer en un comunicado internacional.

Mencionaron que los migrantes viven en la incertidumbre porque el gobierno de EU les ha obligado a permanecer en México, incluso a quienes han presentado legalmente sus solicitudes de asilo en Estados Unidos.

“Durante dos años sufrimos extorsiones en Guatemala. Llegó el día en que ya no pudimos pagar más. Hipotequé mi casa y vendimos todo”, recordó Margarita, una mujer migrante de 36 años, de Guatemala, que llegó a la frontera mexicana con su esposo y sus tres hijas de 16, 7 y 6 años.

A pesar de su corta edad, la hija más pequeña de Margarita es consciente de la difícil situación que ha tenido que vivir su familia.
“¿Ya estás cansada?, ¿quieres que nos regresemos a Guatemala?”, le pregunta su mamá. “No, porque ahí te matan”, contesta la niña sin titubear.

“En estas ciudades son pocos los refugios donde pueden resguardarse y muchos de ellos están en su máxima capacidad, lo que ha obligado a muchos solicitantes de asilo a salir a las calles con dinero limitado y sin acceso a asistencia médica ni legal. Temen por su seguridad y no están seguros de su futuro.

“Mientras la administración del presidente Trump continúa avivando las llamas en torno a su ‘estado de emergencia’ creado en la frontera con México, la verdadera crisis es la terrible violencia y el trato inhumano que muchos migrantes y solicitantes de asilo han experimentado en sus países de origen y en su tránsito por México”, añadió la organización.

“En este punto de la frontera, en Nuevo Laredo, Tamaulipas, los migrantes evitan transitar por las calles porque es muy peligroso”, contó Felipe Reyes, psicólogo de Médicos Sin Fronteras que asiste a migrantes, solicitantes de asilo y deportados mexicanos en dos albergues de la ciudad, La Casa AMAR y la Casa del Migrante Nazaret, donde se brinda asistencia médica, psicológica y de trabajo social a cientos de personas que continúan llegando a la frontera.