El Mañana

miércoles, 21 de agosto de 2019

Nacional 9 junio, 2019

‘Derrite’ a Monterrey calor de 44 grados

Entre el calor de los autos, un termómetro digital llegó a marcar casi 45 grados

4200

Por El Norte

Monterrey, México (09 junio 2019).- María del Rosario abordó
ayer una unidad de la Ruta 42 Realito, pero el camión no tenía aire
acondicionado, por lo que el trayecto se convirtió en una experiencia
“infernal” ante el calor excesivo.

“¡No se aguanta (el calor), está insoportable!”,
exclamó, “aquí parece que está vaporizando”.

Y es que en la Ciudad se alcanzó la temperatura más alta del
año, 44 grados, de acuerdo con datos disponibles en internet de la Estación
Meteorológica de la Comisión Nacional del Agua en Monterrey. Y según Protección
Civil del Estado, la sensación térmica superó los 46 grados.

Un día antes se habían reportado hasta 43 grados en la zona
metropolitana.

Ayer los traslados fueron inaguantables para los usuarios de
rutas urbanas sin clima artificial, y lo mismo ocurrió en los vagones de la
Línea 1 del Metro, aunque avanzaban con las ventanas abiertas.

Las altas temperaturas sofocaron a los regios dentro y fuera
de sus viviendas. En el tráfico, la situación fue peor, pues termómetros
digitales indicaron cerca de los 45 grados entre el calor producido por los
autos.

Hubo verdaderas compras de pánico en distintas mueblerías,
ya que cientos de clientes fueron por ventiladores, aires lavados y climas.

“Ya no es un lujo”, señaló sudando Nohemí García,
de la Colonia Cosmópolis, quien salió de una tienda con un aire acondicionado
nuevo porque el suyo se descompuso justo en estos días, “es una necesidad
que tenemos todos los que vivimos aquí”.

Encargados de mueblerías aseguraron que en la última semana
las ventas de aparatos de aire crecieron hasta en un 50 por ciento.

En diversas colonias del área metropolitana, ante el calor
acumulado en el interior de las casas, los vecinos se vieron obligados a
“refrescarse” afuera de sus domicilios.

“Tenemos aire lavado y abanico, pero comoquiera hay que
dejarlos descansar”, mencionó Juana Contreras, vecina de la Colonia Garza
Nieto, quien al mismo tiempo de mitigar el calor convivía con cinco de sus
nietos.

También las tiendas de conveniencia fueron prácticamente
“saqueadas” por clientes que llegaron a comprar bebidas para
hidratarse.