El Mañana

lunes, 16 de septiembre de 2019

Cultura 5 febrero, 2019

Desafía Frieze a Zona Maco

Aspecto de la edición 2018 de Zona Maco, la feria mexicana que aún despunta a nivel Latinoamérica

4200

Por EL NORTE

Cd. de México (05 febrero 2019).- El barullo por la llegada de la feria de arte Frieze a Los Angeles deja sentirse hasta la Ciudad de México.

Tras sus ediciones de Londres, Nueva York y Masters, abrirá su nueva estación justo siete días después de que finalice la mexicana Zona Maco, el mayor encuentro ferial en América Latina.

A Los Ángeles asistirán pesos pesados como Marian Goodman, Gagosian, David Zwirner y Lisson, todos ausentes este año en México.

“Es un desafío (para Zona Maco)”, estima Ercilia Gómez Maqueo, economista experta en el mercado el arte, quien no deja de señalar una intención al hacer empatar las fechas de ambos encuentro en una misma zona de influencia. “Obvio están jalando a galerías importantes (que) están yendo a probar, a ver”.

Frieze seleccionó e invitó a más de 70 expositores internacionales para instalarse en los estudios Paramount de Hollywood. De México acuden OMR y Kurimanzutto.

Contempla un programa de conferencias y proyectos de artista, bajo la dirección ejecutiva de Bettina Korek, fundadora de la ForYourArt y quien estuvo a cargo del programa galerístico de Pacific Standard Time: LA/LA de la Fundación Getty, que dio mayor visibilidad a Los Ángeles como una ciudad del arte.

Al referirse al lanzamiento de la nueva feria, The New York Times señalaba que una medida de su éxito sería lograr que la urbe se transformara de un centro productor, con artistas como John Baldessari y Mark Bradford, a uno consumidor de arte.

Zona Maco, que inicia mañana en el Centro Citibanamex, ha intentado responder con un mensaje de confianza: “No lo vemos desde un punto de vista como competencia sino como una adición al ecosistema”, señala su directora artística Tania Ragasol.

Y resta peso a las ausencias, que no cayeron de sorpresa, dice, puesto que durante el año mantienen conversaciones con las galerías, e incluso, argumenta, forma parte del ciclo natural de las ferias que de pronto las galerías tomen descansos para luego volver.

Consultada, la galería Marian Goodman declinó hacer comentarios sobre su ausencia este año de Zona Maco al tratarse de “asuntos que no discute” en público.

También fueron contactadas Gagosian y Zwirner y Lisson, pero no se obtuvo una respuesta.

Cuando Zona Maco decidió adelantar sus fechas de abril a febrero, a partir de la edición de 2014, acercándose a la semana de ARCO, la feria madrileña señaló una jugada agresiva.

Su director, Carlos Urroz, hablaba entonces de intentar armonizar los calendarios de las ferias ante una agenda internacional cada vez más cargada para que las galerías pudieran compaginar su asistencia, sobre todo, las latinoamericanas.

“Cada organización elige sus fechas en función del calendario internacional, pero a veces no eres consciente de cómo afecta al ecosistema de las ferias y a la agenda de las galerías, porque tienen una capacidad limitada de hacer ferias y, sobre todo, una capacidad limitada de (mostrar) piezas interesantes para todas esas citas”, responde Urroz, quien dejará su puesto en marzo de 2019.

El director de ARCO prevé que tanto Frieze como Zona Maco tendrán que evaluar las consecuencias de la cercanía en cuanto a la participación galerística y la circulación de coleccionistas. Quizá, dice, haya europeos que hagan una primera parada en la Ciudad de México y luego vayan a Los Ángeles, y otros que después de años de viajar al encuentro mexicano decidan probar la nueva feria, atraídos por una escena muy interesante.

Aunque no lo plantea como una ruta establecida, al menos este año Ragasol tiene noticia de asistentes que acudieran a ambas citas.

“Está muy balanceado de dónde vienen nuestros coleccionistas, pero sabemos que hay muchos que cruzan el Atlántico para venir acá y pueden hacer esa ruta”, responde.

Además de las mexicanas OMR y Kurimanzutto, este año estarán presentes en ambas ferias Tina Kim, PACE y Perrotin.

“Hemos asistido a Zona Maco desde sus inicios y mantenemos estrechas relaciones con muchos artistas y curadores de la región. Debido a nuestro éxito en París de la muestra de artistas mexicanos ¿Cómo te voy a olvidar? hace tres años, nos parece sensato apoyar y estar”, afirma Peggy Lebouf, de Perrotin.

Asegura que Los Ángeles es un punto importante para artistas e instituciones, y tiene sentido lanzar una feria ahora.

“Nutrirá los vínculos entre importantes actores culturales, coleccionistas y artistas, lo que siempre es bueno para el arte”, añade Lebouf, quien considera que ambas ferias atienden a mercados diferentes.

Estados Unidos se mantiene como el mayor mercado para el arte contemporáneo y las galerías podrían encontrar allá mayor negocio.

Según el mas reciente reporte de Art Price sobre arte contemporáneo, medido a través de las ventas en subastas, el país se mantiene a la cabeza con el 32 por ciento (612 millones de dólares), seguido por Reino Unido, con el 29 por ciento (545 millones de dólares), y China, con el 16 por ciento (298 millones de dólares).

“Las galerías no son damas de la caridad, son negocios, y lo más probable es que vendan mucho más (en Los Ángeles) que acá”, añade Gómez Maqueo, quien a pesar, del valor económico del mercado del norte, se decanta por la calidad de la feria mexicana.

Urroz anticipa que Zona Maco, atractiva para grupos de museos y curadores por la escena artística local y tradición cultural, tendrá que ajustar su estrategia y destacar lo mexicano y latinoamericano ante el nuevo panorama.

“No queda de otra más que fortalecer el mercado interno”, concluye Gómez Maqueo.