El Mañana

sábado, 21 de septiembre de 2019

Global 13 septiembre, 2019

Desata pánico en su kínder al llevar granada que encontró en campo militar

Para el escuadrón antibombas, el aparato era tan peligroso, que no pudo ser trasladado a otro lugar y fue desmantelado en la escuela

4200

Por Anónimo

Momentos de verdadero terror se vivieron el pasado martes en la ciudad de Kristianstad, al sur de Suecia, cuando oficiales del Escuadrón Nacional Antibombas se presentaron en un kínder para desactivar una granada que había llevado un niño.

El explosivo era tan peligroso que fue desmantelado en el kínder

Según reporta la agencia AFP, uno de los maestros se percató de que el niño tenía el explosivo en la mano y pudo quitarle el artefacto a tiempo.

Enseguida, se reportó el hecho a la policía y algunos oficiales se presentaron en el lugar para revisar el objeto. Al confirmar que se trataba de una granada, los uniformados llamaron al escuadrón antibombas, que consideró que el artefacto era demasiado peligroso para moverlo de lugar.

Ante ello, cerraron el centro escolar y procedieron a desmantelarlo en el jardín.

Sus padres no se enteraron de que antes, el explosivo estuvo en su casa

Un portavoz de la policía local dijo a CNN que el niño había encontrado la granada en un campo militar usado para ejercicios de entrenamiento.

“Los militares usan estos grandes campos abiertos para ejercicios, pero en ciertas épocas del año están abiertos al público cuando no hay disparos y se le dice a la gente que no toque nada fuera de lo común”.
Portavoz

Thomas Söderberg, oficial a cargo en la escena, dijo que el niño, de menos de siete años, había llevado antes el artefacto a su casa sin que sus padres se enteraran.

“El niño en cuestión probablemente pensó que se veía genial y quería mostrarlo. Según tengo entendido, los padres no sabían que tenían la granada en casa…Lo que sucedió no es bueno y supongo que los padres tendrán una pequeña conversación con el niño”.
Thomas Söderberg, oficial a cargo

Las autoridades reconocieron que la situación fue de extremo peligro, sin embargo, descartaron el inicio de una investigación criminal.

“Estas son cosas extremadamente peligrosas. Si hubiera explotado cuando los niños estaban a su alrededor, podría haber ido realmente mal”.
No es la primera vez que algo así sucede

Este no es un hecho aislado. Söderberg dijo que en las últimas semanas un alumno de primaria también llevó una granada a clase después de encontrarla en un campo militar.

“La había puesto sobre una mesa de ping-pong. Un miembro del personal entró y casi tuvo un ataque al corazón”.
Thomas Söderberg, oficial a cargo

Tras un llamado a la policía, el artefacto fue revisado y se determinó que estaba inactivo.

Etiquetas Suecia