El Mañana

domingo, 16 de junio de 2019

Global Curiosidades 1 abril, 2019

Descubren método de invisibilidad humana ante los mosquitos

La clave está en un correceptor olfativo conocido como Ir8a, investigadores descubrieron que los mosquitos desprovistos de una versión funcional de este gen se sienten menos atraídos por los humanos

EFE/EUA CARIBE SHM13 SAN JUAN (PUERTO RICO), 15/10/2014.- Imagen de varios mosquitos Aedes Aegypti en el laboratorio del departamento de Entomología del Centro para el Control y Prevención de las Enfermedades (CDC), en San Juan (Puerto Rico0. Este es el mosquito que transmite las enfermedades del dengue y chikungunya, entre otras. Científicos de los CDC ultiman una "trampa" para este mosquito transmisor del chikunguña, un virus que llegó a América hace tan sólo diez meses y ha infectado ya a cientos de miles de personas y provocado la muerte de más de un centenar de personas sólo en el Caribe. El chikungunya es una enfermedad vírica transmitida al ser humano por mosquitos notificada por vez primera en el sur de Tanzania en 1952 para la que no hay vacuna ni tratamiento. EFE/Thais Llorca

4200

Por Agencias

ESTADOS UNIDOS.- Un equipo de biólogos moleculares de Estados Unidos han descubierto que los mosquitos detectan el olor del sudor humano al buscar a sus víctimas, descubriendo así, aunque en forma teórica, una vía para convertir a la gente indetectable para estos insectos.

Según informan los medios digitales EurekAlert y Russia Today, los mosquitos son conocidos por manejar una gran variedad de informaciones sensoriales al elegir a las personas a las que pican: dióxido de carbono, olor corporal, calor, humedad y señales visuales.

Ahora, un nuevo estudio publicado en la revista Current Biology centra la atención en el papel que juega el olor de los compuestos ácidos volátiles del sudor humano en este proceso.

La clave está en un correceptor olfativo conocido como Ir8a. Los investigadores descubrieron que los mosquitos desprovistos de una versión funcional de este gen se sienten menos atraídos por los humanos. Este hallazgo abre la puerta a nuevos enfoques que permitan elaborar repelentes de mosquitos más eficaces.

Eliminar la función del Ir8a elimina aproximadamente el 50 por ciento de la actividad de búsqueda de huéspedes, afirmó el autor principal del estudio, Matthew DeGennaro, investigador de neurobiología de mosquitos en la Universidad Internacional de Florida.

Se podrían encontrar olores que enmascaren la vía IR8a y mejorar la eficacia de repelentes actuales como el DEET o la picaridina. De esta manera, nuestro descubrimiento puede ayudar a que las personas desaparezcan como posibles huéspedes de los mosquitos, explicó.

En sentido contrario, la vía Ir8a también podría usarse para fabricar atrayentes diseñados con el objetivo de alejar a los insectos de donde se encuentren las personas e incluso hacerlos entrar en trampas.