El Mañana

jueves, 27 de junio de 2019

Global 22 abril, 2019

Detienen a 13 por ataques en Sri Lanka

El vocero de la Policía, Ruwan Gunasekara, dijo que al menos 207 personas murieron y 450 resultaron heridas

AP

4200

Por Agencia Reforma

Colombo, Sri Lanka.- Más de 200 personas murieron y cientos más resultaron heridas en nueve bombardeos que sacudieron iglesias, hoteles de lujo y otros sitios en Sri Lanka este domingo de Pascua, la violencia más letal que ha sufrido el país isleño de Asia desde una sangrienta guerra civil que terminó hace una década.

El Ministro de Defensa, Ruwan Wijewardena, describió las explosiones como un ataque terrorista por parte de extremistas religiosos, y la Policía dijo que 13 sospechosos fueron arrestados, aunque no hubo una demanda inmediata de responsabilidad. Wijewardena dijo que se creía que la mayoría de los atentados habían sido ataques suicidas.

Las explosiones, la mayoría de ellas en o alrededor de Colombo, la capital, colapsaron los techos y rompieron las ventanas, matando a los fieles e invitados del hotel en una escena tras otra de humo, hollín, sangre, vidrios rotos, gritos y alarmas. Las víctimas fueron sacadas de bancos salpicados de sangre.

“Las personas fueron arrastradas”, dijo Bhanuka Harischandra, de Colombo, fundadora de una compañía de mercadotecnia de tecnología que iba al Shangri-La Hotel de la ciudad para una reunión cuando fue bombardeada. “La gente no sabía lo que estaba pasando. Estaban en pánico”.

Añadió: “Había sangre por todas partes”.

La mayoría de los muertos eran srilanqueses. Pero los tres hoteles bombardeados y una de las iglesias, el Santuario de San Antonio, son frecuentados por turistas extranjeros, y el Ministerio de Relaciones Exteriores de Sri Lanka dijo que se recuperaron los cuerpos de al menos 27 extranjeros de diversos países.

Estados Unidos dijo que varios estadounidenses estaban entre los muertos, mientras que Gran Bretaña, China y Portugal dijeron que ellos también perdieron ciudadanos.

El Gobierno de Sri Lanka impuso un toque de queda en todo el país desde las 18:00 horas, tiempo local, hasta las 6:00 horas del día siguiente y bloquearon Facebook y otras redes sociales, diciendo que necesitaba reducir la difusión de información falsa y aliviar la tensión en el país de aproximadamente 21 millones de personas.

El Primer Ministro, Ranil Wickremesinghe, dijo que temía que la masacre pudiera desencadenar la inestabilidad en Sri Lanka y prometió otorgar todos los poderes necesarios a las fuerzas de defensa para tomar medidas contra los responsables.

El Arzobispo de Colombo, el cardenal Malcolm Ranjith, pidió al Gobierno de Sri Lanka que “castigara sin piedad” a los responsables porque “sólo los animales pueden comportarse así”.

El vocero de la Policía, Ruwan Gunasekara, dijo que al menos 207 personas murieron y 450 resultaron heridas. Dijo que la Policía encontró una casa segura y una camioneta usada por los atacantes.

La magnitud del derramamiento de sangre recordó los peores días de la guerra civil de 26 años en Sri Lanka, en la que los Tigres Tamil, un grupo rebelde de la minoría étnica Tamil, buscaron la independencia del país de mayoría budista. Los tamiles son hindúes, musulmanes y cristianos.

Sri Lanka, situada en el extremo sur de la India, es aproximadamente un 70 por ciento budista. Si bien ha habido incidentes dispersos de acoso anticristiano en los últimos años, no ha habido nada en la escala de lo que sucedió este domingo.

Tampoco hay historia de militantes musulmanes violentos en Sri Lanka. Sin embargo, las tensiones han aumentado mucho más recientemente entre los monjes budistas de línea dura y los musulmanes.

Dos grupos musulmanes en Sri Lanka condenaron los ataques de la iglesia, al igual que países de todo el mundo, y el Papa Francisco expresó sus condolencias al final de su tradicional bendición del domingo de Pascua en Roma.

“Quiero expresar mi amorosa cercanía a la comunidad cristiana, azotados mientras estaban reunidos en oración, y a todas las víctimas de una violencia tan cruel”, dijo Francis.

Seis explosiones casi simultáneas tuvieron lugar en la mañana en el santuario y los hoteles Cinnamon Grand, Shangri-La y Kingsbury en Colombo, así como en dos iglesias fuera de Colombo, según un portavoz militar de Sri Lanka, el brigadier Sumith Atapattu.

Después de una pausa de unas pocas horas, dos explosiones más ocurrieron en las afueras de Colombo, una de ellas en una casa de huéspedes, donde murieron dos personas, la otra cerca de un paso elevado, dijo Atapattu.

Además, tres policías murieron durante un registro en una casa sospechosa en las afueras de Colombo cuando sus ocupantes aparentemente detonaron explosivos para evitar el arresto, dijeron las autoridades.

El restaurante del segundo piso del Shangri-La estaba destruido, con el techo y las ventanas fundidas. Cables sueltos colgados y mesas volcadas en el espacio ennegrecido. Desde fuera del cordón policial, se podían ver tres cuerpos cubiertos de sábanas blancas.

Los turistas extranjeros tomaron apresuradamente sus teléfonos celulares para enviar mensajes de texto a familiares y seres queridos que estaban bien. Visitantes de todo el mundo vienen a Sri Lanka para ver elefantes, plantaciones de té, antiguos monumentos budistas y otros lugares de interés.

“Tenía la sensación de que el país estaba dando la vuelta, y en particular los de la industria del turismo tenían esperanzas para el futuro”, dijo el turista Peter Kelson, gerente de tecnología de Sydney. “Aparte de la tragedia de las víctimas inmediatas de los atentados, me preocupa que estos terribles eventos hagan que el país retroceda significativamente”.

Los lugareños que trabajan en la vital industria del turismo de Sri Lanka se sorprendieron y molestaron por el derramamiento de sangre.

“Después de tantos años, hemos comenzado de nuevo”, dijo Gamini Francis, de 56 años, un trabajador de un hotel de larga data.

“Mucha gente va a perder sus empleos. 100 por ciento seguro. Es trágico. Locos matando a gente inocente”.

Las fuerzas de Sri Lanka derrotaron a los rebeldes de los Tigres Tamiles en 2009, poniendo fin a una guerra civil que se cobró más de 100 mil vidas, y ambos bandos fueron acusados de graves violaciones a los derechos humanos.

Harischandra, quien presenció el ataque en el Shangri-La Hotel, dijo que había mucha tensión después de los atentados, pero agregó: “Ya hemos pasado por este tipo de situaciones”.

Dijo que los srilanqueses son un pueblo asombroso y notó que su alimentación en las redes sociales estaba inundada con fotos de personas que formaban largas filas para donar sangre.