El Mañana de Nuevo Laredo

29 noviembre, 2020

Esto puede pasar si bebes dióxido de cloro


Foto: El Siglo de Torreón


Una mujer de Durango narró su experiencia bebiendo el compuesto químico

Por Redacción


Compartir esta publicación

Patricia, una habitante de Ciudad de Lerdo, en Durango, narró su experiencia al probar el dióxido de cloro, supuesto remedio contra la COVID-19.

Ella resume la experiencia como “sentir cómo te vas quemando por dentro”.

Ante el trago amargo, Patricia hizo un llamado a la ciudadanía a no creer en la falsa idea de este químico previene y cura el COVID-19, pues consumirlo puede traer graves consecuencias a la salud.

En las redes sociales se ha generado una gran polémica sobre el uso de este compuesto, puesto que algunos aseguran que los pacientes positivos al coronavirus presentan mejorías al ingerirlo.

Sin embargo, las autoridades sanitarias han advertido su consumo, debido al peligro de intoxicación y una serie de posibles complicaciones en el funcionamiento del organismo.

TE PUEDE INTERESAR: Niño muere por tomar dióxido de cloro que sus padres le dieron contra Covid-19

Patricia aseguró que probó por primera vez el dióxido de cloro hace alrededor de tres semanas, a petición de uno de sus hermanos, quien lo consume.

Según su testimonio, su hermano le comentó que el dióxido de cloro es preventivo contra el coronavirus si se toma a diario y que además controla la diabetes y todos los problemas de salud con los que cuente la persona.

Patricia accedió a ingerirlo ante la insistencia de su hermano, “no te vas a arrepentir”, fue lo que le dijo mientras llenaba una tapita de la preparación que siempre lleva con él a todas partes.

“¿Cuánto puede caber en una tapita?” dice Patricia después de tomarla.
“No me gusta ni mentir. En cuanto me tomé esa cosa, a los tres o cinco minutos empecé a sentir cómo recorría el cuerpo. No sé si haga la misma reacción en todas las personas, al momento que cae en mi cuerpo me dio un dolor horrible en la nariz, fue un ardor insoportable, sentía por dónde
iba recorriendo, primero por la garganta, y se fue por el esófago hasta llegar al estómago. Ese caminar es ardor combinado como si te estuvieras quemando por dentro”, recuerda.

Posterior a ingerir la preparación, la mujer llegó a su hogar aturdida, aún con los malestares.

Su hija la regañó al contarle lo sucedido. “¿Te quieres morir o qué te pasa?”, le reclamó.

Ante la terrible experiencia, Patricia advirtió sobre su consumo: “le voy a decir a la gente que no se confíe y no crea en eso, porque realmente no sabemos cómo está tu organismo, si están funcionando bien tus órganos y el riesgo”.

La mujer aconseja a los padres de familia a estar pendientes de sus hijos, sobre todo de los adolescentes, ya que asegura que el dióxido de cloro también se ha promocionado como un aliado en la pérdida de
peso, poniendo así en riesgo la salud y la vida de quien lo consume.


Compartir esta publicación

dióxido de cloro


Más noticias