El Mañana

sábado, 24 de agosto de 2019

Nuevo Laredo 17 julio, 2019

El fenómeno natural de las playas mexicanas que brillan en la oscuridad

Pequeños organismos son los responsables de la bioluminiscencia que se contempla en México y otros países

4200

Por El País

Cuando cae la noche, en ciertas playas y cuerpos de agua aparece un color fluorescente, se trata de un fenómeno conocido como bioluminiscencia. ¿Qué es esto, el nuevo truco para captar seguidores en Instagram? En este caso no hay ningún montaje como pasa con el templo del postureo en Bali, tampoco se trata de ningún producto que provoque este color azul del agua. En México este fenómeno puede observarse en varios puntos de la costa de Oaxaca y Quintana Roo, en el Caribe y también en el Pacífico, en Baja California o la Riviera Nayarit.

La bioluminiscencia se produce gracias a la energía que determinados microorganismos -algas, plancton y pequeños crustáceos- convierten en electricidad para aparearse, defenderse o atraer a sus presas. “La bioluminiscencia se debe a una reacción química que hacen algunos organismos en donde se oxida una sustancia llamada luciferina, gracias a una enzima llamada luciferasa”, explica a Verne el biólogo de la UNAM, Ixcóatl Maldonado.

Eso sí, ojo con algunas de las imágenes que puedes encontrarte en internet y redes sociales porque es muy probable que se trate de montajes y uso excesivo del Photoshop. El espectáculo puede contemplarse en persona pero resulta muy complicado captarlo con un celular o con una cámara.

Hace falta equipo fotográfico profesional de alta sensibilidad y una alta exposición para captar la luminiscencia del agua. “Desconfíe de esas fotos de playas en las que las luces parecen de un arbolito de Navidad”, dice Arnoldo Bernádez, propietario de HolboXtreme, una empresa turística que organiza tours en kayak para vivir esta experiencia y que asegura que la bioluminiscencia es una experiencia que hay que vivirla, sin dispositivos de por medio. “Cuando baja la marea, hay un banco de arena cerca de la orilla y aquí podemos encontrar dinoflagelados, unos microorganismos con alta concentración de luciferina que usamos como un plumón para pintarnos el cuerpo”, cuenta vía telefónica a Verne.

Arnoldo Bernádez en uno de los tours que organiza para conocer la bioluminiscencia en Holbox. Cortesía de Miguel González
Ixcóatl Maldonado explica que el fenómeno tiene que ver con la temperatura del agua. “En las temporadas más cálidas, es más común”, dice el especialista. Uno de los lugares más populares para conocer este fenómeno es la isla de Holbox, en el Caribe. La escasez de luz y sus playas poco profundas lo han convertido en un buen punto de observación. También la playa de Xpicob en Campeche, Bucerías en Nayarit, la isla Espíritu Santo en Baja California Sur y las lagunas de Chacahua y Manialtepec en Oaxaca, donde se organizan excursiones grupales para contemplar el color del agua.

En las islas Maldivas, en el océano Índico, la bioluminiscencia se ha convertido en un gran atractivo para sus visitantes. La playa de Vaadhoo es uno de los puntos donde mejor se puede vivir esta experiencia. Según el experto de la UNAM, los ecosistemas no se dañan al visitar el fenómeno. “En las zonas donde el agua es tranquila se invita a la gente a que genere movimiento en la misma, esto hace que el agua tenga más oxigenación y que se aprecie mejor la bioluminiscencia”, comenta.

En junio de 2018, cientos de personas presenciaron la bioluminiscencia que provocó en las costas de Gales la acumulación de organismos unicelulares conocidos como chispa de mar (Noctiluca scintillans) y que dejó a más de uno maravillado por el azul tan intenso. A continuación, te mostramos otros lugares donde el agua brilla en la oscuridad: la costa de California, Toyama Bay (Japón), la Cueva Azul (Malta), Luminous Lagoon (Jamaica), Bahía Mosquito (Puerto Rico) y Lauderdale (Australia).