El Mañana

viernes, 24 de mayo de 2019

Tecnologia 20 febrero, 2019

El telescopio espacial Hubble nos Muestra el azul más allá de la Tierra

Urano y Neptuno carecen de una superficie sólida y su metano atmosférico absorbe la luz roja, pero permite que la azul verdosa se vuelva a dispersar en el espacio, lo que les da su tono característico

Cortesía NASA / ESA / A. Simon (NASA) / M.H. Wong y A. Hsu (UC Berkeley)

4200

Por Agencia Reforma

Cd. de México.-Aunque la Tierra es llamada el “Planeta azul” del Sistema Solar, Urano y Neptuno parecen dignos competidores de dicho mote en imágenes recientes del telescopio espacial Hubble.

Un gran casquete polar inclinado en el norte de Urano (a la izquierda en la fotografía) destaca en el material difundido por la Agencia Espacial Europea (ESA), que lo explica por la rotación característica de este planeta, el único de todo el Sistema Solar que está ladeado casi por completo.

Por esta inclinación extrema, durante el verano, el Sol brilla casi directamente sobre su polo norte y nunca se pone. Actualmente, Urano se acerca a la mitad de su verano de 21 años de duración, y la región de la capa polar se está volviendo más prominente.

Se ve también una gran nube de hielo de metano, mientras que una estrecha banda de nubes rodea el planeta al norte del ecuador.

“Es un misterio cómo bandas como éstas están reducidas a anchuras tan estrechas, porque Urano y Neptuno tienen amplias corrientes de viento que soplan hacia el oeste”, acota la ESA.

En el caso de Neptuno, el Hubble muestra una nueva tormenta oscura en remolino de casi 11 mil kilómetros de ancho -aproximadamente la distancia entre las capitales de Portugal y Japón- con blancas “nubes de compañía” , que se forman cuando el flujo del aire se desvía hacia arriba sobre el vórtice oscuro y los gases se congelan formando cristales de metano.

Tanto Urano como Neptuno están clasificados como planetas “gigantes de hielo”, por lo que no tienen una superficie sólida, sino capas de hidrógeno y helio que rodean un interior rico en agua que podría estar envolviendo un núcleo rocoso.

El metano de su atmósfera absorbe la luz roja, pero permite que la luz azul verdosa se vuelva a dispersar en el espacio, dando a estos astros un tono cian característico.

“Analizar estos mundos ayudará a los científicos a comprender mejor la diversidad y las similitudes de los planetas en nuestro propio Sistema Solar, así como los miles de exoplanetas descubiertos en otros sistemas solares, de los cuales la gran mayoría son del rango de tamaño de Neptuno y Urano”, explica la ESA.

La agencia añade que Cheops, su próxima misión de exoplanetas, se centrará en analizar las estrellas que albergan planetas del tamaño de la Tierra, Urano y Neptuno.