El Mañana de Nuevo Laredo

21 octubre, 2020

¿Cómo funcionan las elecciones presidenciales en Estados Unidos?


elecciones electorales presidenciales estados unidos
¿Cómo se desarrollan los comicios para elegir al inquilino de la Casa Blanca?


En Estados Unidos cada ciudadano registrado tiene derecho a ejercer un voto, pero no todos los votos tienen el mismo peso

Por Agencias


Compartir esta publicación

ESTADOS UNIDOS.- Amenos de dos semanas para las elecciones presidenciales de Estados Unidos del 3 de noviembre, el presidente Donald Trump y el candidato demócrata Joe Biden recorren el país, en un esfuerzo de último minuto para ganar en los Estados que serán claves para determinar quién ocupará la Casa Blanca en los próximos cuatro años.

Estados Unidos convoca no solo la presidencia, sino toda la Cámara de Representantes y un tercio de la Cámara de Senadores; sin embargo, hay elementos que hacen distinto este proceso con respecto al de otras naciones. Desde los colegios electorales, el voto electrónico y hasta los “estados bisagra”, aquí te explicaremos todo lo que debes saber sobre cómo serán los comicios entre el republicano Donald Trump y Joe Biden, candidato demócrata.

TE PUEDE INTERESAR: Trump le dice idiota a Anthony Fauci, el principal epidemiólogo de EEUU

Elecciones Estados Unidos: Distribución de los votos electorales

En las elecciones presidenciales de 2016, Hillary Clinton obtuvo más de 65,8 millones de votos, mientras Donald Trump consiguió cerca de 63 millones. Sin embargo, el ganador fue Trump y la razón es que en Estados Unidos el presidente se define en el Colegio Electoral y no directamente con la votación popular.

En ese sentido, los ciudadanos terminan votando por los miembros del Colegio Electoral (conformado por 538 personas). A esos miembros se les llama electores. Cada estado de EE. UU. tiene un número diferente de electores que depende de su población (mínimo son tres). El distrito de Columbia, conocido como Washington DC, tiene tres electores y “es tratado como un estado a efectos del Colegio Electoral”, explica el Gobierno.

elecciones presidenciales de Estados Unidos

A excepción de Maine y Nebraska, el candidato que consiga la mayoría de votos populares se queda con todos los votos de los electores del Colegio Electoral. Al final, es elegido presidente el que logre al menos 270 de los 538 votos electorales. En 2016, por ejemplo, Trump consiguió 304, pese a que obtuvo menos votos populares que Clinton.

Elecciones Estados Unidos: ¿Qué es el Colegio electoral?

En primer lugar, se trata de un sistema indirecto. El voto popular no determina en forma directa al presidente, sino que lo hace a través de un Colegio Electoral, integrado por 538 delegados designados por los Estados. En Estados Unidos no hay una elección nacional, sino 51 elecciones estaduales (cincuenta Estados más Washington DC). Trump y Biden se miden en cada distrito, que reparten delegados para el Colegio Electoral. El ganador en cada Estado se lleva todos los delegados (salvo en Nebraska y Maine). Para sentarse en el sillón del Salón Oval, se necesitan al menos 270 votos en el Colegio.

¿Por qué las elecciones son en martes?

La tradición de realizar elecciones en martes se remonta a la fundación de Estados Unidos. Esto porque gran parte de la población practicaba el cristianismo y el domingo estada dedicado para la religión. El martes, durante el siglo XVIII, no era considerado plenamente un día laboral como lo es en la actualidad.

¿Por qué en EU votan por colegios y no de forma directa?

A diferencia de otros procesos en Estados Unidos,  la elección para presidente y vicepresidente no se define por el voto popular, pues son determinados por el voto de los “electores”, también llamado colegio electoral.

Un colegio electoral es un grupo de representantes de cada estado, que al final son quienes votan por el candidato a la presidencia y a la vicepresidencia. Está conformado por 538 electores originarios de todos los estados del país.

El número de electores que corresponde a cada estado será determinado por la cantidad de congresistas que los representan tanto en la Cámara de Representantes como en el Senado.

Los votantes de un colegio electoral dan más votos a un representante, generalmente republicano o demócrata, el voto de un candidato ante Washington D.C. para validar el resultado de la elección. Si un candidato suma más de 270 de los 538 colegios electorales en juego es declarado ganador de la elección.​

En la historia reciente de Estados Unidos, tanto Donald Trump como George W. Bush en el año 2000, han ganado la presidencia justamente por colegios electorales y no por votos. Por la composición del colegio electoral limita el ingreso de otros partidos, tanto para el Congreso como la carrera por la Casa Blanca.

¿Qué está en juego en el Congreso de EU?

El 3 de noviembre no solo se competirá por la presidencia, sino por el control del Congreso de Estados Unidos. Se renueva la totalidad de la Cámara de Representantes, y un tercio de los senadores. También hubo elecciones a nivel local para que, tanto demócratas como republicanos, buscasen liderar la candidatura en su distrito.

La cámara baja de Estados Unidos está compuesta por 435 legisladores y se renueva en su totalidad cada dos años. En las elecciones de 2018, los demócratas obtuvieron la mayoría de escaños tras estar en 2016 dominada por los republicanos.

El partido dominante elige a su vocero, que de acuerdo con la Constitución de Estados Unidos, es la tercera persona con mayor cargo en el país, detrás del presidente y el vicepresidente.

¿Qué hace el vicepresidente de Estados Unidos?

Además de ser el suplente del presidente en caso de que renuncie, muera o esté incapacitados para sus funciones es quien preside el Senado de Estados Unidos. En caso de haber un empate en alguna iniciativa de la Cámara Alta, el vicepresidente se puede mostrar a favor o en contra. Aunque no tiene poder de voto en la decisión final, se toma su postura como un voto adicional. Es además un vocero y consejero del presidente en funciones. Tradicionalmente se escogen a compañeros de fórmula para atraer votos a diversos segmentos de la población.

La cámara alta está compuesta por 100 senadores, dos de cada estado, y sólo se renueva un tercio en cada elección. Este año están en juego 33 senadores en diversas entidades, mientras que los actuales senadores tendrán dejarán su cargo en las elecciones de 2022 y 2024. 

Todos los legisladores en el Congreso de Estados Unidos pueden competir por la reelección en su curul, siempre y cuando ganen la elección dentro de su distrito y estado tanto con compañeros del mismo partido como del contrario.

Elecciones Estados Unidos: ¿Por qué sólo hay demócratas y republicanos?

El bipartidismo en Estados Unidos ha quedado presente desde el Siglo XIX; aunque han existido otros partidos a lo largo de la historia, desde 1940 el Congreso ha estado prácticamente en manos de demócratas y republicanos.

En las elecciones de 2020 no sólo compiten ambos partidos, sino que otros dos tienen candidatos a la presidencia: El Partido Libertario, de derecha capitalista, y el Partido Verde, de izquierda ecologista. Sin embargo, es poco probable que tengan escaños o haya claras intenciones de voto, esto debido justamente a la conformación del colegio electoral.

Un libertario en el actual Congreso

Justin Amash es el único congresista del Partido Libertario en Estados Unidos; sin embargo, fue electo en 2018 cuando era miembro de los republicanos. Abandonó el partido de Donald Trump por diferencia con diversos congresistas y en 2019 se unió a los ‘puercoespínes’. Descartó buscar la reelección a su cargo en la Cámara de Representantes.

Generalmente pueden haber candidatos independientes, aunque sus posibilidades de conseguir tanto un curul en el Congreso como la presidencia de Estados Unidos son muchísimo más limitadas. El senador de Vermont, Bernie Sanders, pese a ser candidato independiente tuvo que aliarse con los demócratas para su precandidatura presidencial, tanto en 2016 como en 2020. 

¿Por qué existen “estados visagra”?

Con la imposición del bipartidismo en Estados Unidos y el colegio electoral, es común que varios estados tiendan a votar siempre por un partido, aunque ha habido excepciones. Esto debido a contexto biopsicosocial de acuerdo a la entidad, que comprenden desde la raza hasta los ingresos y educación del votante.

La gente blanca, ya sea adinerada o campesina, devotamente cristiana y de tendencia conservadora respalda tradicionalmente a los republicanos. Las minorías, ya sean afroamericanos, asiáticos y gran parte de los latinos, con altos niveles de educación progresista y sin religión definida, respaldan más a los demócratas.

Elecciones Estados Unidos: Los latinos nunca votan igual

La comunidad latina en Estados Unidos, a comparación de los asiáticos y afroamericanos, no tienden a votar en grupo. Tradicionalmente quienes tienen ascendencia mexicana, centroamericana y puertorriqueña apoyan a los demócratas, esto por cuestiones de reconocimiento y la migración histórica. Mientras que los cubanos, y una creciente comunidad venezolana, respaldan a los republicanos debido a la migración por la imposición del comunismo en sus países.

Solo algunos estados comparten el término de “estado visagra” debido a que pueden definir el resultado de la elección al tener población en diversos estratos sociales y razas, así como el número de delegados que representan en las elecciones. Este año, Florida, Pensilvania, Michigan, Ohio y Carolina del Norte son entidades que pueden favorecer tanto a Joe Biden como a Donald Trump.

La última ocasión en que EU se ‘pintó’ de rojo

Para la reelección del presidente Ronald Reagan en 1984 contra el ex vicepresidente de Jimmy Carter, Walter Mondale, todos los estados fueron ganados por los republicanos, incluso en estados que actualmente votan por los demócratas, a excepción de Minnesota y Washington D.C. El resultado final quedó en 525 colegios para Reagan y 13 para Mondale.

Mientras que los estados de corte progresista como Nueva York, California, Oregon y Massachusetts tienden a respaldar a los demócratas; los republicanos tienen su base electoral en los estados más conservadores como Utah, Arkansas, Virginia Occidental y Kentucky.


Compartir esta publicación

Más noticias