El Mañana

domingo, 22 de septiembre de 2019

Laredo Texas 20 mayo, 2019

‘En Laredo, los policías son del pueblo’: Treviño

Propone alimentar y cultivar la amistad, la camaradería con el ciudadano, trato personal y amable entre las partes, procurar al vecino, al residente

Para la Policía de Laredo, queda claro que son parte de la comunidad, del pueblo. FOTOS: MAURICIO BELLOC/EL MAÑANA

4200

Por Mauricio Belloc

“El uniforme de policía de la ciudad es prestado, es de la ciudadanía, así como la autoridad que tal ropaje significa, igual que el poder que otorga este vestido azul, es del pueblo, ellos nos lo confiaron y también lo hicieron en nosotros, el residente nos lo puso para que lo cuidásemos, para que le sirviéramos, para que lo protegiésemos en todo momento, somos sus empleados y a mucho orgullo, nosotros todos lo hacemos con gran entusiasmo por nuestra gente, así lo juramos, lo prometimos y nos comprometimos”.

Claudio Treviño, jefe de la Policía Municipal de Laredo, entrevistado el Día Nacional del Oficial de la Ley, fecha así declarada por el presidente John F. Kennedy, el 15 de mayo de 1962 y un año antes, aprobado por el Congreso de Estados Unidos, recalcó que en Laredo, su gente sí quiere a su Policía, porque son de los mismos, les conoce, son gente de su barrio, de sus escuelas, fueron a clases juntos, anduvieron en las fiestas divirtiéndose y jugaron en los mismos equipos deportivos.

“Y seguimos conviviendo con el pueblo, igual cuando nos quitamos el uniforme, la placa o nos bajamos de la patrulla, que portando con orgullo estas insignias, con los vecinos de uno, con los viejos conocidos, con la familia, con los amigos, y repito, aún con el traje azul puesto, los seguimos procurando, porque queremos cada vez más unión entre el uniformado y el residente, como debe ser”, dijo quien fue nombrado en mayo del 2017, como jefe de la fuerza local.

La política de Treviño, tras su nombramiento hace dos años, ha sido regresar a la filosofía del policía atendiendo al ciudadano, retornar y reafirmar lo básico, que cada agente sepa que se debe a la comunidad y que nadie tiene permitido faltar a la confianza del ciudadano, ni en sus horas de civil, fuera del cargo, porque el rigor de la ley se les aplicará, ya que tienen que ser ejemplo y tienen más compromiso a portarse bien y actuar mejor, que el propio habitante o visitante de Laredo.

“Somos afortunados los policías de Laredo de servir a esta comunidad, se nos aprecia y nos respetan, vamos por más, queremos el contacto directo entre las partes, estamos implementando tecnologías y preparando a nuestros compañeros elementos, lo que nos permitirá proteger y servir mejor a los nuestros”.

NO LÍNEAS DIVISORIAS

Alimentar y cultivar la amistad, la camaradería con el ciudadano, trato personal y amable entre las partes, procurar al vecino, al residente, siempre con calidad y trato cálido es parte del día a día.

“Llevamos dos años trabajando en esto de más calidad y calidez, como también de buscar hacer más con aparatos de vanguardia, con el más sofisticado equipo, pero no hay un límite, siempre vamos por más”.

Dijo que desde su llegada a la jefatura a todos los grupos de policías, patrulleros nuevos y a los que ya tienen más años, a tenientes y sargentos, a supervisores y a los propios mandos superiores se les inculca la filosofía de abatir barreras.

“Que la entiendan, la sientan y la pongan en práctica, todo el tiempo, en toda situación y por siempre, este nuevo trato, aumentará o se notará más, cada día y ello redundará en la cooperación mutua para combatir el delito en la ciudad, que es lo que todos deseamos, porque el pueblo nos lo dice, quremos un Laredo, seguro, tranquilo, en paz, no quieren delitos ni maleantes en sus sectores” comentó el jefe de los uniformados.

Ya no más caras largas, hasta hace poco, el policía llegaba a un hecho violento, un robo en una casa o local comercial, un choque de carros y los oficiales adoptaban una pose rígida, de impasables, a la defensiva, como si colocara un escudo invisible e infranqueable, algo que no debe ser.

“Es errónea tal postura de marcar una severa e insensible raya entre el oficial y el ciudadano, craso error, nada más perjudicial para el servicio que debemos prestar a nuestros ciudadanos, a nuestra gente de Laredo, a nuestros constituyentes, a nuestros contribuyentes, incluso al foráneo, al visitante al que algo lo trajo a Laredo para beneficio de nuestra ciudad con su presencia”.

Y concluyó, que no debe ser que el policía y el ciudadano estén separados por ese hipotético escudo, el policía está para servir y proteger, siempre ha habido respeto, no tiene porqué romperse esa estima, si el policía muestra un lado amable, amistoso, más cálido, persistirá el buen trato y entendimiento entre las partes.