El Mañana

viernes, 13 de diciembre de 2019

Estado 13 julio, 2019

En quiebra Comapas de Tamaulipas

Acusan que las dependencias estatales siguen siendo un ‘trampolín’ de políticos que las usan como antesala de ascensos a otros estadios de mejor remuneración

4200

Por Daniel Rosas

Las Comapas en Tamaulipas siguen acumulando problemas que durante años las han mantenido obsoletas, con quebrantos financieros y deudas impagables, además de un servicio deficiente; pero no sólo eso, también siguen siendo un trampolín para aspirantes que buscan mejores puestos dentro de la administración pública.

Las Comapas en Tamaulipas enfrentaban hasta 2018 adeudos por 1,263 millones 221 mil 535 pesos al IMSS, Infonavit, Conagua, SAT y el impuesto del 2% sobre nómina, confirmaba en ese momento la Comisión Estatal de Agua Potable en Tamaulipas.

El columnista tamaulipeco Alberto Guerra Salazar publicó recientemente, cómo la dependencia ha sido utilizada como refugio de quienes están interesados en cargos de alto rango en las administraciones gubernamentales, ya sea estatal o local.

En su columna, señala cómo las ciudades tamaulipecas tienen una severa crisis de agua potable, debido al crecimiento poblacional, que ha sido más veloz que la infraestructura urbana, lo cual considera un grave problema que no ha sido atendido con la seriedad que merece.

Menciona que expertos han identificado dos situaciones crónicas que explican el pobre funcionamiento de las Comapas: 1) Se manejan con criterios políticos pues acomodan como gerentes a personas sin conocimientos técnicos suficientes sobre la materia, y 2) Cobran tarifas simbólicas a los usuarios, que no cubren ni remotamente los costos de producción.

Asegura que estas dependencias siguen siendo un botín de políticos que las usan como antesala de ascensos a otros estadios de mejor remuneración, proyección, gratificación, presidencias municipales o diputaciones, preferentemente.

Reynosa, Victoria, Río Bravo, Matamoros y Tampico, son los municipios de mayor controversia, donde incluso el Estado ejerce un control, a pesar de ser organismos paramunicipales.

En Nuevo Laredo, durante la administración 2013-2016, Comapa se mantuvo con números negros, con ganancias, utilidades; sin embargo, la situación fue revertida desde el 2017 a la fecha, con una dependencia en bancarrota y servicios deficientes, como claro ejemplo, los constantes cortes del servicio, fugas de agua por doquier, y por si fuera poco, colectores dañados y sin reparar desde hace más siete meses.