El Mañana

jueves, 18 de julio de 2019

Nuevo Laredo 28 marzo, 2019

En riesgo de contagio empleados de la salud

En la capacitación del personal como parte del Día Mundial de la Tuberculosis, trabajadores manifestaron esta falta de apoyo para protegerse y no contagiarse

4200

Por Emma Treviño

Sólo un cubrebocas es con lo que cuentan los trabajadores de la salud del departamento de Microbacteriosis para protegerse de ser contagiados de tuberculosis por sus pacientes, ya que no cuentan con equipo personal para su seguridad, mucho menos cumplen con las normas sanitarias del área donde atienden a los enfermos.

Para ello, este departamento debería de contar con ventanas movibles para su ventilación, lámparas ultravioleta, además del medicamento preventivo para los contactos, pese a ello, los empleados a diario atienen a sus pacientes poniendo su salud en riesgo.

Por años, los empleados han trabajado en estas condiciones, sin que hasta ahora la Secretaría de Salud invierta en su seguridad para tener trabajadores sanos y poder hacer frente a la lucha de este padecimiento, justo ayer, en la capacitación del personal de Salud como parte del Día Mundial de la Tuberculosis “Es hora de hacer historia para eliminar la tuberculosis”, los trabajadores manifestaron esta falta de apoyo para protegerse y no contagiarse.

Padecimiento que coloca a Tamaulipas en el tercer lugar de incidencia de casos nuevos, que con las condiciones en las que labora este personal de salud los vulnera a un contagio; y no es para menos, de 20 personas tosedoras el 10 % desarrolla la enfermedad y uno es bacilocontagioso, y no se cuenta con lo mínimo indispensable para su protección.

La clave para evitar contagios está en los contactos, así de clara fue la doctora Blanca Morales Zapata, responsable de este programa, al cuestionarla sobre estas carencias, pero no se tiene el tratamiento preventivo que debe de dárseles a los familiares directos del enfermo, y evitar de esta manera esos contagios.

Indicó que este medicamento es Isoniazida que consiste en un tratamiento de 6 meses en una sola dosis, que no es muy costosa, con la cual no se cuenta desde hace varios años, por lo que se le recomienda al contacto tratar de conseguirla.

“Tenemos una incidencia de 10 por ciento más de tuberculosis comparado este año con el 2018, que pudiera evitarse si contáramos con este tratamiento preventivo, pero aquí también necesitamos que ellos; (pacientes) pongan de su parte para que pueda tener resultados, como ponerse el cubre boca, no usar los mismos utensilios, y no estar en un solo lugar muchas personas”, expresó la doctora.

Además, tampoco se cuenta con la tuberculina que es una inyección que se aplica en el antebrazo y si se hace una pápula de menos de 10, ya se requiere de una radiografía y se estudie más, pero si sale negativo, se pasa al tratamiento preventivo, el cual tampoco se tiene.

Otro de los trabajadores que trabaja en módulo, pero con pacientes con tuberculosis, dijo que para que ellos puedan tener la certeza de saberse sanos, tienen que realizarse sus estudios al menos cada 6 meses, con sus propios recursos, ya que la Secretaría de Salud no les costea nada de esto, sólo les brinda los cubrebocas.

“Estamos trabajando con las uñas, yo creo que han de estar esperando que nos contagiemos como ya pasó con un compañero, quien atendió un paciente enfermo en unidad y no les dijo que estaba enfermo y los contagió”, expresó, mientras que en la plática la responsable del programa, comentaba a los asistentes que el 80 por ciento de los pacientes sufre de la tuberculosis pulmonar, aunque ésta también se presenta de manera ganglionar, ósea, cerebral e incluso una paciente del IMSS tuvo de mama.

En su intervención, el doctor Francisco Mejía Barrientos, coordinador de Servicios de Salud, destacó el papel tan importante que juegan en esta enfermedad los médicos, químicos y enfermeras para poder detectar a tiempo este padecimiento, y poder erradicar esta enfermedad, ya que este año se han ingresado 51 pacientes, cerrando el año con 244 enfermos, de los cuales más de 140 ya terminaron su tratamiento, y 7 están dentro del programa binacional.

Refirió que los más vulnerables a complicaciones son los pacientes diabéticos, que dentro de su control el 40% se ve afectado con esta enfermedad y 15% con VIH, el resto con alcoholismo y drogadicción.