El Mañana

martes, 19 de marzo de 2019

Cultura 13 marzo, 2019

Enaltece Góngora la voz del Pacífico

En Timbiquí, Colombia, la música está en las alegrías y en la lucha, y Nidia Góngora trae los cantos de esta región en su gira por México

Nidia Góngora, la Cantora del Pacífico, se presentan mañana con el Canalón de Timbiquí en Parker & Lenox, para después viajar a Guanajuato y Veracruz.

4200

Por Anónimo

En las alegrías y en la lucha, la música está en Timbiquí, un pueblo minero del Pacífico colombiano a donde fueron llevados por los conquistadores españoles esclavos africanos para extraer el oro. Como peones, ejecutaban su pesada labor siempre cantando.

“Todo es canto, en todos los espacios se respira música”, dice Nidia Góngora, cantora y exponente de la música de la región.

El cantar está en la vida diaria hasta para decir “ayuuuupi”, expresión alegre de despedida.

Góngora es una mujer afrodescendiente, y nació cantora en un clan de músicos tradicionales en el barrio Las Brisas, donde es célebre la familia Balanta. Pero pertenecer a ese círculo también implica decisión, pues están destinados a ejercer un liderazgo dentro de la comunidad. Ella se recuerda desde niña entre las cantoras, matronas que lideraban las diferentes luchas con miras al cumplimiento de obras sociales.

“Los cantos están relacionados con la cotidianidad, con hechos muy reales”, cuenta Góngora, quien cumple una gira por México con el Canalón del Timbiquí, grupo exponente de la música del Pacífico colombiano, con marimba y percusión.

Dejó Timbiquí para estudiar como educadora en Cali. Tenía 19 años y nostalgia por el paraíso selvático dejado atrás y siempre guardó en su cabeza las imágenes de aquella región que se vería trastocada por la irrupción de grupos armados, cultivos ilícitos y la minería ilegal que envenenó el río Timbiquí, debilitando a su cultura.

“Han utilizado nuestra región para extraer, explotar y desangrar. Nunca han estado en condiciones de aportar al desarrollo. El capitalismo, así, con el pie en la cabeza”, lamenta Góngora.

Cuando llegó a Cali, se sintió invadida por la necesidad de reencontrarse con su tradición. Y si no era posible el viaje constante al terruño, traería su tradición a la ciudad. Era la hora de alzar la voz.

“(Hubo) una toma de conciencia y de reflexión colectiva y empezamos a traer de la tradición esos cantos donde denunciábamos la situación y también empezamos a escribir, a hacer producciones, producir cantos. Unos para apoyar la resistencia y otros para mostrar lo positivo y lo propositivo”, narra Góngora, quien también trabaja con niños de comunidades marginadas de la ciudad.

Así son las canciones del Canalón del Timbiquí. No graban temas sólo porque son “chévere”: cada canción posee un sentido.

Y así lanzaron, por ejemplo, “Río Timbiquí”, inspirados en el afluente que sirve también como vía de comunicación de las comunidades: “Éstas son las olas que vamos a pasar, para ir al baile desde la Trinidad. Río Timbiquí, déjame subir, déjame subir tranquila no me vayas a hundir”, cantan.

Góngora trabajó ocho años en Cali como educadora y docente, además de criar a sus dos hijos, sin renunciar nunca a la música: la vocación se impuso.

Su voz ha rebasado los confines de la geografía colombiana. El productor y DJ inglés William Holland, conocido como Quantic, la llamó en 2006, y así surgió su primer álbum, Curao, disponible en plataformas digitales.

Se ha encargado, además, de registrar el repertorio tradicional, un legado que ha pasado de generación en generación.

En la actual gira por México, la primera por el País, les acompaña un nuevo disco, De mar y río.

Se presentará mañana en el foro de Parker & Lenox, en la Ciudad de México, para después viajar a Guanajuato: el 14 en Silao, el 15 en León y el 16 en Cuerámaro. El 21 y el 22 se presentará en la Cumbre Tajín, y posteriormente en Veracruz, el 23, y en Xalapa, el 24.