El Mañana

martes, 23 de julio de 2019

17 mayo, 2019

Es la mejor policía y tiene gran corazón

No sólo es reconocida por el número más alto de arrestos, sino porque en Halloween llevó con su compañero a una familia para comprarle disfraces

4200

Por MAURICIO BELLOC

LAREDO, TX.- Entre los más de 500 elementos de la Policía de Laredo, Adriana Hernández fue elegida la Policía del Año.

La patrullera más laureada del 2018 tiene cinco años en la fuerza, es dedicada, profesional, con la más alta entrega, muy entusiasta en su trabajo, con altísima disposición y muy reconocida por sus compañeros y sus superiores, ayer, medio millar de elementos municipales aplaudieron su nombramiento.

Adriana no sólo tiene más arrestos (83) y acude a más llamados que nadie (184) y reporta más casos automovilísticos (72), también es reconocida por iniciar ella misma 406 investigaciones y expedir 301 multas de todo tipo, además de salvar o intervenir y resolver situaciones de mucho riesgo, también tiene gestos que hacen ver su gran corazón.

Adriana aplica el lado sensible del ser humano. Así lo demostró al llevar a una niña y su hermanito a Walmart para comprar disfraces y calabazas para pedir dulces en Halloween. Los niños son hijos de una automovilista a la que iba a infraccionar.

Adriana y su compañero de patrulla, marcaron el alto a una mujer automovilista por circular con placas vencidas, también la licencia de conducir estaba caduca y no contaba con aseguranza contra daños a terceros, pero no hubo boleta de multa de por medio, sino que los cinco se llevaron un traje de princesa de Disney con todo y tiara, así como dos grandes calabazas para recoger los dulces, pues era Noche de Brujas.

“Nos enteramos que sólo habían alcanzado para el disfraz del chiquito y no de la pequeña, se veían muy necesitados y los chicos tristes, entonces decidimos mi compañero y yo, ir a la tienda y comprarles el disfraz de la niña y las canastas en forma de calabaza”, contó.

Adriana está casada con otro patrullero, Andrew Lee Wynes, quien cuenta con tres y medio año en la fuerza local y a la pregunta de si quieren tener niños y que éstos sean policías, a ambos se les iluminaron sus rostros y respondieron al unísono que sí.

“Quiero llegar a tan alto como la jefa Enedina Martínez (recién nombrada subjefa de la corporación), me gusta ser policía desde niña, muy chiquita quería ser policía; voy a llegar tan alto, hasta a mero arriba”, dijo la joven que lucía feliz, entusiasmada, con una sonrisa enorme.