Escena

El calvario de la muerte de Robin Williams, ¿Qué es la enfermedad de la demencia con cuerpos de Lewy?

Robin Williams cumpliría 70 años el día de hoy; su última película fue "Una noche en el museo 3".
miércoles, 21 de julio de 2021 · 13:45

El 11 de agosto de 2014, el protagonista de "Patch Adams" fue encontrado muerto en el armario de su habitación. Robin Williams y su muerte conmocionaron al mundo entero. Pocos sabían que, dentro de su cabeza, Williams luchaba contra la demencia con cuerpos de Lewy.

A través del documental "El deseo de Robin" (Robin's Wish) estrenado el año pasado, el director Tylor Norwood nos adentra en los últimos días del actor y las consecuencias de esta enfermedad, llevándolo a cometer suicidio. 

El director descarta por completo el suicido en el caso de Robin Williams por el consumo de drogas o alcohol. A través de la autopsia es que la comunidad, e incluso su familia, supo de la existencia de esta enfermedad en su cerebro. 

"No fue hasta después de la muerte de Robin, en la autopsia, que se reveló la fuente de su terror: tenía la enfermedad de cuerpos de Lewy difusos. Fue uno de los peores casos que habían visto los profesionales médicos" comentó Susan Schneider, viuda de Williams.

¿Qué es la enfermedad de demencia con cuerpos de Lewy?

Se trata de una enfermedad cerebral, causante de los casos más comunes de demencia en las personas mayores. Esta enfermedad ocurre cuando se acumulan depósitos anormales de la proteína alfa-sinucleína, conocidos como cuerpos de Lewy, en las partes del cerebro que controlan la memoria, el pensamiento y el movimiento.

Los primeros síntomas causan problemas para pensar, como lo haría la enfermedad de Alzheimer, posteriormente entorpece los movimientos al caminar o manejar cosas, además de inducir a estados de alucinación y ciertos problemas de sueño.

Estos síntomas fueron vividos por el actor durante sus últimos días de vida. La viuda de Williams, Susan Schneider, cuenta en el documental como fueron las acciones de Robin durante este periodo

"Robin se enfrentó a ansiedad, paranoia, insomnio, aterradoras realidades alteradas y una montaña rusa de esperanza y desesperación", comentó Susan.

Estos estados eran también vistos por el equipo de producción de "Una noche en el museo 3" la última película de Robin Williams.

El director de la cinta, Shawn Levy, cuenta los malestares que sufrió el artista durante todo el rodaje, donde Williams repetía constantemente "ya no soy yo".

"Robin Williams estaba muy frustrado. Recuerdo que me dijo: 'Ya no soy yo. No sé qué me está pasando. Ya no soy yo'. Era evidente que algo le pasaba", comentó el director.

La situación  fue insostenible para el actor que, como última medida, optó por ahorcarse en su armario.

Fue la asistente quien descubrió la macabra realidad en la casa de la familia Williams.

"Llegó su asistente porque tenían trabajo que hacer y ya era la hora de marcharme, así que le dije: 'Mándame un mensaje cuando se despierte'. Al rato recibí uno que decía: 'Todavía no se ha levantado, ¿qué hago?' Entonces supe que algo iba mal, muy mal", relató la viuda del actor.

Hasta el momento no hay estudios que revelen las causas que llevan a una persona a producir la proteína alfa-sinucleína y que esta se acumule de la manera en la que lo hace. 

Bruce Miller, director del Centro de la Memoria y el Envejecimiento en la Universidad de California San Francisco, confirmó la letalidad de la enfermedad de Robin Williams. 

Analizando los resultados de la autopsia, se declaró completamente sorprendido de la plenitud con la que se mostraba el actor.

"Prácticamente todas las áreas de su cerebro habían sido afectadas. Es realmente sorprendente que pudiera moverse o caminar", confirmó Bruce Miller.

Robin Williams y su muerte son un claro recordatorio de lo efímera que es la vida, donde una enfermedad como la demencia con cuerpos de Lewy puede afectar de pronto toda nuestra realidad. 

Jesús García